Compartir

El próximo 16 de diciembre, el presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández, visitará nuevamente Formosa para, junto al gobernador Gildo Insfrán, inaugurar el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia “Dr. Néstor Kirchner”, obra sanitaria de excelencia que inició el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que, tras estar paralizada por el macrismo durante cuatro años, pudo concluirse finalmente en la actual gestión.

Al respecto, en testimonios recabados por AGENFOR, la doctora Berta Roth, vicepresidenta de la Fundación del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia “Dr. Néstor Kirchner”, consignó que el cáncer es la primera causa de muerte entre los 35 y 65 años, de manera que inmediatamente “surge la pregunta sobre cómo hacemos para mejorar eso”.

Planteó que una forma es aumentar la prevención sobre la enfermedad a través de acciones de difusión y la otra, “tratar de reducir la mortalidad”, lo cual “se hace incrementando el nivel resolutivo de las terapéuticas”.

A modo de ejemplo, mencionó a la mamografía, que “apareció en 1990 y el cáncer de mama disminuyó a partir de ello, no sólo en Estados Unidos, sino también en la Argentina, de acuerdo a las cifras que tenemos del Instituto Nacional del Cáncer”.

Esto evidencia que “la tecnología disminuye la mortalidad” y denota que “estamos en el buen camino de ofrecer alta tecnología”.

A su vez, respecto de las reuniones que se vienen manteniendo desde la Fundación con el primer mandatario provincial, comentó: “Estamos próximos a inaugurar el Centro, así que (el doctor Insfrán) nos pregunta cómo nos va, qué hace falta y cómo queremos mejorar”.

Además, “el Gobernador quiere saber qué técnicas estamos utilizando y qué avances hay”.

Dios atiende en Formosa

En otro tramo de las declaraciones recogidas por esta Agencia, la doctora Roth indicó que “hay un dicho que señala que Dios está en todas partes, pero atiende en la Capital. Y yo creo que ahora Dios podría estar atendiendo en Formosa con todo lo que estamos ofreciendo”.

Esto es así porque al poder acceder a una tecnología de punta como la del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia de Formosa, la persona que padece esta enfermedad ya no deberá trasladarse a la Ciudad de Buenos Aires o a cualquier otra parte a realizar un tratamiento, hizo notar. 

En efecto, “los equipos que estamos utilizando son de última generación y tienen que ver con las radiaciones”, explicando que el tratamiento del cáncer puede realizarse por cirugía, radiaciones o quimioterapia.

“Nuestro Centro está ofreciendo el tratamiento por las radiaciones, es decir la radioterapia –consignó-. Y también en cuanto al diagnóstico, ya que prontamente va a empezar a funcionar un equipo que se llama PET (Tomografía por Emisión de Positrones), que es muy moderno y detecta muy tempranamente dónde está ubicado un tumor y cómo va disminuyendo en la medida que vamos tratándolo”, amplió.

De manera que “son avances muy importantes a nivel mundial que también se dan en Formosa”.

Visión estratégica

Por último, la vicepresidenta de la Fundación puso en valor el esfuerzo y el compromiso del Gobierno provincial de crear este tipo de infraestructura, remarcando que tiene que ver con la visión política estratégica del gobernador Insfrán.

“Esto no es un proyecto de dos, tres o cuatro años –enfatizó-. Se trata de una planificación con capacidad política para ejecutarla y llevarla adelante para seguir creciendo en todos estos ámbitos”.

“Este es un Centro público y está al servicio de toda la gente, entonces tiene un fin social que tiende a ofrecer a los pacientes la mejor calidad de tratamiento. Nuestra misión es que la persona que se trata en Formosa tenga la misma capacidad resolutiva que la que se atiende en Buenos Aires, Córdoba o Mendoza”, culminó.