Compartir

Vecinos del paraje Pozo del Pato, comunidad originaria asentada a pocos kilómetros de Ingeniero Juárez, fueron beneficiados con una amplia cobertura de atenciones y otros servicios dispuestos de forma programada  por un equipo del centro de salud del barrio Obrero, ubicado también en la mencionada localidad.

En el lugar, médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores atendieron a los vecinos de todas las edades, haciendo hincapié en los niños, adultos mayores y embarazadas. Además de las evaluaciones físicas y clínicas generales, se practicaron controles para revisar la salud bucodental.

Al tiempo fueron revisados los carnets de vacunas con la aplicación de las dosis correspondientes para “que cada uno tenga al día y de forma completa todas las vacunas que incluye el calendario vigente”, comentaron los referentes del equipo.

También se dialogó con las familias para alentarlos a poner en práctica día a día una serie de hábitos sanos que “nos ayudan a todos a resguardar nuestra salud y que son de fácil acceso para todos y prácticamente sin costo o muy económicos”, aseguraron.

Al igual que en cada comunidad visitada, los profesionales insistieron en la importancia que tiene para la salud: consumir alimentos sanos, lavarse las manos en todo momento “sobre todo antes de comer y luego de ir al baño”, beber agua segura, vacunarse, hacer el control médico periódico “sin esperar a sentirse enfermos”, cuidar la salud bucodental con las recomendaciones dada por los odontólogos, mantener el hogar y los alrededores limpios.

Controles

Las atenciones médicas abarcaron: toma de tensión arterial; medición de peso, talla y altura con registro del estado nutricional de cada paciente; medición de los niveles de glucemia “acentuado en pacientes con factores de riesgo y diagnóstico de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y otras patologías cardiovasculares; y controles prenatales determinados para las embarazadas.

También se hicieron los denominados “controles del niño sano” y se concientizó a las mamás de bebés y pequeños de corta edad “a dar la teta –de ser posible-exclusivamente hasta los 6 meses  y si se puede hasta los 2 años con la incorporación paulatina de alimentos sólidos”, enfatizaron los pediatras.

 

Entrega de medicamentos

Como es habitual en cada operativo, los pacientes recibieron medicamentos recetados por los profesionales para el cumplimiento de sus tratamientos “ya sea para tratar enfermedades crónicas o agudas estacionales”. También se entregaron cajas de leche a niños y embarazadas, métodos anticonceptivos “los que tenemos disponibles de acuerdo a las condiciones de salud y elección de cada mujer” y suplementos vitamínicos “para casos determinados”.

Es permanente la cobertura sanitaria que brinda el Ministerio de Desarrollo Humano formoseño a las familias originarias formoseñas que se asientan a lo largo y ancho de nuestro territorio; accionar que se acentúa hacia el oeste de la provincia debido a que en la mayoría de las comunidades, la salud pública provincial atiende el 100% de las necesidades sanitarias dado que no existen prestadores privados.

En tal sentido, para dar cumplimiento a la asistencia, los equipos de salud de los distintos centros de atención primaria y hospitales planifican acciones mediantes las cuales visitan de manera domiciliaria a los vecinos, además de organizar operativos conjuntos para ampliar los servicios sanitarios brindando apoyo a los profesionales y agentes que trabajan en cada una de los comunidades diariamente.