Compartir

Un equipo interdisciplinario, compuesto por reconocidos odontólogos, médicos y referentes en rehabilitación, acaban de realizar runa exitosa cirugía ortognática a una paciente que desde prematura edad padeció una malformación esqueletal, que a su vez le causó serios problemas respiratorios, articulares y de masticación.

La operación se realizó en la Clínica Privada Vrsalovic; con amplia cobertura de la obra social IASEP.

El equipo estuvo conformado por los doctores: Rubén Dei Castelli (Odontólogo especialista en Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial y especialista en Legal y Forense); Margarita Gaido (Odontóloga, especialista en Ortodoncia y Ortopedia) y Rodolfo Dei Castelli (Odontólogo, médico y especialista en Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial), pertenecientes todos al IOE, Instituto Odonto Estomatológico, entidad de larga trayectoria en la formación y capacitación de profesionales. Vale mencionar la colaboración del doctor Fernando Rolón durante el procedimiento y un agradecimiento a los directivos de la obra social estatal que confiaron en el trabajo de los profesionales del IOE.

La paciente Araceli Urbieta de 25 años, relató que desde los 8 años, hasta los 15, utilizó ortodoncia por un problema de malformación en su mandíbula. A esto se sumó una serie de inconvenientes en los cornetes que le provocó sinusitis. Ambas patológicas derivaron en inconvenientes en la respiración, masticación, articulares, fonéticos entre otros.

 

Sin embargo, posteriormente los profesionales detectaron que no se trataba de una anomalía  de las piezas dentarias, sino del hueso mandibular. Araceli tuvo que esperar a que el hueso termine de crecer para afrontar una cirugía reconstructiva de la zona mandibular, esta cirugía es conocida como Ortognática.

Luego de acudir al doctor  Dei Castelli y su equipo de trabajo, Araceli se sintió muy a gusto con la atención recibida y decidió someterse a la cirugía.

A pesar de sus dudas y de tener que afrontar una operación, la joven contó que el doctor Dei Castelli la recibió muy bien y la convenció en operarse.

Relató que a dos semanas de realizarse la cirugía ya empieza a percibir los cambios: “Estoy aprendiendo a morder. Me estoy acostumbrando a la nueva forma de masticar, y a todo el sistema de masticación”, describió.

 

La explicación de los profesionales

 

La Doctora Margarita Gaido, explicó que en el caso de Araceli se debió acomodar la totalidad de las piezas dentarias en sus bases, y realizar un tratamiento en equipo, con mediciones precisas en todos los planos del espacio maxilofacial para reproducir milimétricamente lo planificado en la boca del paciente.

Se tuvo que tener en cuenta la funcionalidad dentaria y esqueletal. Así también, los detalles que hacen a los movimientos dentarios y musculares para los problemas de alimentación y de posturas para tragar o hablar.

En casos de malformación, la Doctora Gaido aconsejó la consulta precoz a un profesional especializado. “Es importante el diagnóstico desde temprana edad, para acompañar al paciente desde pequeño y que la cirugía se realice en condiciones óptimas”.

En casos graves, hay que planear cirugías en etapas de la pre-adolescencia y previendo el crecimiento restante del paciente para minimizar futuras complicaciones.

El doctor Rodolfo Dei Castelli, puntualizó que desde el punto de vista quirúrgico se realizaron dos cirugías. Una programación sobre modelos de acrílicos sobre el articulador que son utilizadas como guías.

“Son dos días de cirugías, una con modelo y otra en el paciente según lo planificado”. “En este caso hay que reconocer las manos del doctgor Rubén Dei Castelli, que llevó a cabo la intervención en tres horas en lugar de siete horas, lo que significa menos riesgos e inflamación para el paciente”, precisó.

Rodolfo Dei Castelli reconoció el apoyo de la obra social para afrontar los diferentes costos. “Estas cirugías siempre fueron privadas. Sin embargo, gracias a la intervención del IASEP y sus directivos se logró el respaldo de la obra social para llevar a cabo la cirugía”.

“Antiguamente se hacían estas operaciones a modo de cursos de formación, ahora gracias al IASEP, se puede realizar en la provincia una intervención de este tipo”, aclaró.

Para finalizar, Rubén Dei Castelli, quien encabezó el equipo, recordó que realizó una cirugía similar en el año 1983 en Formosa, y en el año 1984, en el Hospital Central.

 

En aquel entonces, “no teníamos todas las condiciones. Esta experiencia la venimos haciendo hace más de 30 años”. “Ahora el camino es más sencillo por la tecnología, con un instrumental más moderno con una sierra quirúrgica en lugar de una fresa; y se puede hacer en diferentes partes del maxilar o en ambos a la vez con anestesia general. Esto redunda en el pos quirúrgico, y el paciente se va a su casa a las 48 horas”.

“El tratamiento previo de planificación es muy importante”. “Primero hay que convencer al paciente y a sus familiares que no se puede corregir un problema esqueletal ósea sólo con ortodoncia”. “Se necesita una ortodoncia previa, la cirugía, y finalmente una nueva ortodoncia”, finalizó.