Consultorio de diabetes del hospital trabaja fuertemente en la prevención y el control de la enfermedad

Compartir

Pozo del Tigre

Con atenciones dentro y fuera del nosocomio que se extienden a las comunidades cercanas

En todo el territorio provincial, los equipos de los centros de salud y hospitales, insisten en las acciones destinadas a la prevención y el control de la diabetes, enfermedad crónica que desde hace varios años, se presenta con un progresivo aumento de casos en todo el mundo.

En este marco, el hospital de Pozo del Tigre, localidad asentada en el centro – oeste de Formosa, a unos 265 km de la capital, cuenta con un consultorio de diabetes, destinado especialmente al monitoreo de pacientes diagnosticado con la enfermedad y a la captación de personas que presenten factores de riesgo asociados a su desarrollo.

Cabe destacarse que dichas atenciones incluyen consultas en el nosocomio y salidas a terrenos, tanto para pacientes de esta  localidad, como también de otras comunidades y parajes cercanos, que pertenecen al área de cobertura sanitaria del nosocomio.

De este modo, un nuevo operativo de seguimiento en terreno, se llevó a cabo  en el paraje Villa General Urquiza, ubicado a pocos kilómetros. Allí, enfermeros, médicos y agentes sanitarios brindaron atenciones a más de 25 pacientes, algunos de ellos con diagnóstico y otros “con factores de riesgo, como por ejemplo: sobrepeso y nivel de glucosa con valores al límite superior del valor normal”, comentó la licenciada Valeria Vega, referente del consultorio de diabetes.

En ese sentido, señaló que  la concientización para prevenir la diabetes, como la promoción para mantener el control de la enfermedad, se realizan a lo largo de todo el año, ininterrumpidamente, se profundizan en esta fecha, a fin de sensibilizar a las personas y a la comunidad, acerca del rol fundamental que tiene el desarrollo de hábitos saludables en la prevención.

“Hacemos control de glucemia, peso, talla, y tensión arterial. Son los controles de rutina que nos ayudan a detectar tempranamente estos factores de riesgo que tienen mucha incidencia en la aparición de la diabetes”, señaló.

En ese sentido destacó que estos exámenes, si bien son sencillos “son muy efectivos en la prevención de la diabetes, porque si los detectamos tempranamente podemos actuar, también a tiempo, indicando que deben hacer los pacientes para reducir esos factores, y en consecuencia, evitar que evolucionen en la enfermedad”.

“Repasamos los hábitos saludables que van a contribuir a la disminución de esos factores. Especialmente, remarcamos la importancia de tener día a día una alimentación sana, que sea equilibrada en nutrientes, baja en grasa y azúcares; y la práctica de actividad física regular: caminatas, bicicleteada, trote, baile u otra que sirva para poner el cuerpo en movimiento y que ayude a mantener un peso y un estado general saludable”, describió sobre la atención en cada consulta.

Detalló que en la charla con los pacientes también se les enseña las preparaciones de las comidas “para que sepan cómo deben combinar los alimentos para aprovechar los nutrientes, cómo deben ser  y hacer las 4 comidas del día; si están excedidos de peso, se les da un plan alimentario y se fija un objetivo para que sepan cuantos kg deben bajar en un periodo de tiempo”.

Y finalmente sostuvo que el seguimiento y los controles son herramientas fundamentales para abordar esta enfermedad, no solo cuando ya está diagnosticada “para poder tener a los pacientes compensados y estables, sino también para intervenir rápidamente en aquellos que tienen condiciones para desarrollar la diabetes, pero que si cumplen con las indicaciones pueden prevenirla. Y para eso los aconsejamos y acompañamos con todo lo necesario”.