Compartir

Según lo indicado desde la cartera sanitaria provincial, continúan de manera ininterrumpidas las atenciones de salud a los vecinos que residen en distintos barrios y localidades del extremo oeste de la provincia y que recientemente fueron afectados por las inundaciones producto de la gran cantidad de lluvias caídas.

De este modo, un equipo de salud multidisciplinario del hospital distrital de Ingeniero Juárez, en conjunto con el personal sanitario del centro de salud del barrio Obrero, también de esa localidad, desplegaron un nuevo operativo de apoyo sanitario a los habitantes del barrio Alberdi.

“En primer lugar y como venimos haciendo de forma planificada, hacemos un relevamiento mediante el diálogo personalizado con cada uno de los vecinos que fueron damnificados por esta situación. Luego, según las demandas se brindan atenciones integrales para alcanzar a todos con la cobertura de salud”, explicaron los referentes.

Acerca de las atenciones comentaron que el control se hizo a pacientes: niños, adultos, personas de la tercera edad y embarazadas. “Se evaluó su estado de salud en general, con mediciones de presión arterial, glucemia y controles nutricionales”, mencionaron.

“Los controles obstétricos, son parte del seguimiento que ofrecemos a las embarazadas para asegurarles que a pesar de la situación adversa que les toca pasar por las inclemencias climáticas acaecidas, pueden estar tranquilas, bajo la vigilancia sanitaria para continuar bien con su embarazo”, apuntaron desde el servicio de obstetricia que trabaja en el lugar.

En la misma línea, a las atenciones se sumó la revisión de los carnets de vacunas, con la aplicación de dosis faltantes según lo establece el calendario vigente. “El control de las vacunas en este contexto es fundamental. Por eso, a todas las personas se les revisa su carnecitos y se les suministran las vacunas faltantes para extremar las medidas de protección frente a cualquier enfermedad que pueda presentarse en esta situación”, detallaron.

El equipo estuvo conformado por médicos generalistas y pediatras, nutricionistas, enfermeros, vacunadores y trabajadores sociales; quienes además, al concluir con las atenciones integrales, entregaron a las familias “medicamentos, cajas de leche, suplementos alimentarios, repelentes y otros insumos”, todo de forma gratuita al igual que los servicios sanitarios brindados.