Compartir

Sebastián Oviedo es uno de los sesenta trabajadores formoseños que dejó la Escuela de Cadetes de la Policía tras cumplir con la cuarentena obligatoria de 14 días. Aseguró que “no les faltó nada” durante su estadía

Sebastián Oviedo, uno de los sesenta cosecheros formoseños que regresaron del Sur del país y este jueves finalizaron con el aislamiento de 14 días en la Escuela de Cadetes de la Policía de Formosa, aseguró: “No nos faltó nada, nos brindaron las cuatro comidas diarias, no hubo ningún inconveniente ni queja; tuvimos buenas condiciones de alojamiento”.
También enfatizó que “entendemos que es necesario el aislamiento de nuestras familias porque veníamos de zonas de riesgo donde hay casos de coronavirus, así que todos debemos tomar conciencia” y agregó que ya se encuentran en sus hogares “muy contentos que estar con sus familiares”.
El contingente de trabajadores oriundos todos de riacho He-Hé, previo a dejar la Escuela de Cadetes de la policía, recibieron la visita del Vicegobernador, Eber Solís y otras autoridades provinciales, quienes los despidieron e hicieron notar “el ejemplar comportamiento y compromiso de todas estas personas con la salud de todos los formoseños como así de sus familiares”, lo enunció, el ministro de Gobierno, Jorge González.
No obstante, más formoseños siguen alojados en la Escuela de Cadetes, como ser un segundo contingente de trabajadores también provenientes de la provincia de Río Negro, y recientemente se han sumado, un grupo de 16 personas, quienes a diferencia de estos 60 formoseños, “rompieron con las normas de convivencia”, haciendo prevalecer el interés individual sobre el colectivo en medio de una Pandemia que azota al mundo entero.
Así lo hizo saber en un comunicado de prensa la Policía de la provincia, a través de la División de Relaciones Institucionales: “Un grupo de 16 personas que ingresaron de otras provincias, y que a partir del 22 de abril quieren vulnerar la Seguridad Sanitaria Provincial, reusándose a cumplir el aislamiento o en su defecto queriendo imponer sus reglas de convivencia cuando en realidad ellos son los que vinieron de otros lugares de circulación viral”.
Y ampliando que este grupo de formoseños han “utilizando los medios de comunicación para criticar las instalaciones y servicios que les pone a disposición gratuita”, el Estado provincial, queriendo “hacer prevalecer sus derechos individuales por sobre el derecho de todos, atentando contra la Salud Pública de los Formoseños”, se enuncia en el comunicado oficial.