Compartir

La senadora por el peronismo de Formosa, Graciela De la Rosa, expuso con un ejemplo clarificador lo “inequitativo e injusto” del presupuesto nacional 2017: “Borraron la asignación de un millón de pesos para el proceso de inicialización del Acueducto para el Desarrollo de Formosa de este año y en cambio dispusieron $1100 millones para las biscicendas de Ciudad Autónoma de Buenos Aires”

Ante este tipo de situaciones que advierte se replica en otros proyectos, cuestiono a su par radical Luis Naidenoff quien aludió a que Formosa no presento los proyectos de las obras que ahora reclama no están en el presupuesto nacional. “Pero solamente sobre el Acueducto les digo que directamente lo borraron del presupuesto 2017, y sale el senador Naidenoff a decir que no existía o que nunca lo presentaron, o sea que es una locura y una enorme falacia exponer eso, cuando la realidad insisto, marca la irracionalidad e inequidad de lo que plantea el gobierno nacional y totalmente en contrario a lo que nos decían acerca de un respeto al federalismo”, entendiendo que este “defiende la enorme concentración de obras para provincias de Buenos Aires, CABA y Jujuy”.

“Nosotros defendemos las obras porque pensamos en el trabajo de los formoseños, mientras este pareciera querer empujar a nuestros desocupados al centro del país donde se concentraran todas las obras”, advirtió,

Para De la Rosa es extraño que este desconozca todo esto, “estando tantos años en la banca. Pero como nunca aprobó un presupuesto, siempre voto en negativo, mas allá de que en estos se incluían obras de envergadura para la provincia de Formosa, uno no sabe que pensar”.

De todos modos dijo que “más allá de desconocimiento –de Naidenoff- hay una desidia, un hecho político en defensa de este gobierno nacional y de un Plan Belgrano que hace aguas por donde se lo mire”.

Categórica explico que “ese famoso Plan Belgrano que lanzo Macri no tiene entidad presupuestaria, el único presupuesto que tiene es el operativo, es decir para el personal y la movilidad o viáticos de estos, pero no figuran las obras”.

“Ya pescamos como es el tema del Plan Belgrano, se lo dijimos al mismo responsable del mismo, José Cano, a quien la semana pasada le pregunte acerca de las obras para Formosa y me dijo que enseguida me enviaría el listado, pero nunca ocurrió. Queda claro que ellos no manejan obras, creo que este plan terminara cayéndose”, afirmo, subrayando la senadora que “se trata de un gran discurso y puesta en escena de Macri para decir que en su gestión van a ser beneficiadas las diez provincias del Norte Grande, pero no tiene sentido en lo concreto”.

Inequidad e injusticia

Insistió en marcar que “lo que es concreto es lo inequitativo e injusto de este presupuesto en la distribución de obras en el país, lejos de resolver las asimetrías del norte argentino, al contrario, las perjudica”.

Revelo que “provincia de Buenos Aires y la CABA juntas tienen el 36% del presupuesto, que si le sumamos otros proyectos situados como prioritarios a ser financiados con 6 mil millones de pesos, ambas estarán concentrando cerca del 47% del total de la plata de todo el país para obras durante el 2017”.

Sostuvo que “es una vergüenza lo que hacen, en el primer semestre dejaron de financiar las obras de la provincia, salvo en aquellas donde tienen sus gobernadores, y generaron miles de desocupados con todo el impacto social que ello genera”, entendiendo que “es aun más absurdo que se dejaron a un lado obras estratégicas de las provincias para por ejemplo incorporar una bisciscenda en Buenos Aires, presupuestada en más de 1000 millones de pesos”.

Aquí puntualizo que “el Acueducto del Desarrollo que es absolutamente prioritaria para Formosa esta en el Banco de Proyectos de Inversión, incluso esta en el presupuesto de este año con una suma de un millón de pesos para el proceso de inicialar el mismo, y para el año 2017 tenía asignado 100 millones de pesos, otra cifra similar para el 2018”.

“Pero este proyecto directamente fue borrado o neutralizado del presupuesto 2017, mas allá de que este como prioritario en diferentes esferas nacionales. En cambio se asigno por DNU 1100 millones de pesos para las biscidendas en la CABA, y a nosotros siquiera el millón previsto para inicializar el proyecto del acueducto”, expuso, añadiendo que “así como esta varias otras

obras han sido borradas y no existen en el presupuesto, como por ejemplo la ruta 23 cuya pavimentación quedo trunca en el tramo Palo Santo-General Belgrano, o el ferrocarril que no aparece ni a placer, todo se concentra en la zona sojera”.

“En contraposición, en CABA proyectan arreglar el “Palais de Glace” o Museo de Bellas Artes, el soterramiento del Sarmiento, entre otras fastuosas en detrimento de las nuestras que ya no aparecen”, afirmo, para dejar en claro que “no vamos a votar un presupuesto que estigmatice a las provincias del norte, con un Plan Belgrano que no existe, es parte de un relato”.

Enorme endeudamiento

Describió De la Rosa que el proyecto de presupuesto nacional incorpora “un nivel de endeudamiento muy grande. Una necesidad de financiamiento de 1.2 billones de pesos, la primera vez que se pide tanto endeudamiento en un presupuesto nacional, el cual advertimos tiene un déficit muy grande de 25 mil millones de dólares”.

Amplio diciendo que “parte de ese dinero es para pagar deuda vieja y otra porción no sabemos para qué, ya que cuando preguntamos no lo dicen, incluso y si bien tampoco informan, especialistas estiman que el endeudamiento en estos primeros nueve meses fue de 47 mil millones de dólares”.

Critico que “se endeudan con Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU), siendo que es el Congreso quien debe controlarlo. Se endeudan ante el tremendo crecimiento del déficit fiscal, producto de las políticas macroeconómicas”.

Marco lo preocupante de que “todo se retrajo, la recaudación que está en el orden del 26 a 27 por ciento está muy por debajo de los niveles de inflación,  y esa brecha se está cubriendo con endeudamiento externo e interno. Incluso los intereses de la deuda están cada vez comiéndose mayores porciones de la torta de recaudación, del orden del 10%”.

Finalmente sostuvo que “aunque no lo dicen, pero se pueden endeudar a tamaños niveles porque recibieron un país desendeudado, y desgraciadamente se jugaron todo a una lluvia de inversiones que no llegaron, y ahora apuestan al blanqueo de capitales que también está fallando, por lo que el horizonte no es para nada prometedor”