Defensa al Consumidor detectó “irregularidades muy groseras” en los controles realizados a comercios gastronómicos

Compartir

El equipo de fiscalizadores de la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario de la provincia llevó adelante en la noche del domingo 6 controles en los comercios del rubro gastronómico en la ciudad capital.

Al respecto, en declaraciones que recogió AGENFOR, el responsable del área, Edgar Pérez, confirmó que se relevaron en total 23 locales, donde encontraron en algunos de ellos “irregularidades muy groseras”, que fueron desde no cumplir con los protocolos hasta incluso no contar con la habilitación municipal para funcionar, como sucedió con tres negocios que por ello fueron clausurados preventivamente.

Además de esto, en cuatro comercios se detectaron y decomisaron mercaderías no aptas para el consumo.

En el marco de una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el subsecretario Pérez dio precisiones sobre las acciones de fiscalización del pasado fin de semana a los comercios gastronómicos en la ciudad de Formosa, una tarea que también la realiza la Dirección de Bromatología Municipal.

En primer lugar, consideró oportuno recordar el trabajo que se hizo desde el Gobierno con todos los sectores del rubro gastronómico que partieron, fundamentalmente, de la premisa de seguir sosteniendo el estatus sanitario privilegiado que posee Formosa frente al COVID-19.

“Participaron todos los sectores desde los referentes de los sindicatos de los trabajadores y empresarios agrupados en sus respectivas Cámaras, donde el Estado a través de las políticas públicas incorporó no solamente el control de la actividad, sino el hecho de seguir cuidándonos entre todos, entonces el punto inicial fue cómo podíamos poner en funcionamiento a modo a prueba la reapertura de la actividad”, señaló el funcionario.

También ese proceso estuvo acompañado desde el Consejo, “para que todos a través de los protocolos firmados oportunamente pudiéramos ir corrigiendo algunos errores”, acentuó, para luego aseverar que tras cumplirse más de 30 días desde la puesta en marcha de la actividad “se fueron notando una serie de irregularidades, que algunos fueron subsanadas, pero que otras persistieron”.

Seguidamente, dio la información oficial de lo que arrojaron los controles de fiscalización realizados por el personal de la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario en la noche del domingo 8.

Aquí, precisó que se relevaron 23 comercios del rubro gastronómico, “donde en algunos de ellos hubo irregularidades muy groseras”, afirmó, enumerando irregularidades que fueron desde no cumplir con algunas recomendaciones del protocolo: como ser la información para quienes asisten al lugar, medidas preventivas de sanitizantes, alcohol en gel, distanciamiento de las mesas y cantidad de comensales en las mismas; hasta inclusive tres comercios que no contaban con habilitación municipal.

De esos tres negocios, dijo que dos tenían vencidas la habilitación y uno directamente no contaba con la misma para funcionar. Además de ello, no cumplían con los protocolos vigentes y por esta razón se procedió a la clausura preventiva de los locales.

Mientras, en otros cuatro comercios se encontraron mercaderías en mal estado o no aptas para la elaboración de las comidas y, por ende, se les labraron actas de infracción, “donde se los intimó a regularizar esta situación, además de haberse decomisado esa mercadería vencida”, continuó detallando.

A su vez, en otros cuatro hubo faltas diversas de cumplimiento de protocolos para el cuidado de la salud, tanto de los clientes como de quienes trabajan allí, lo cual “se enmarca dentro del comportamiento social que debemos respetar frente a la pandemia que estamos atravesamos”, recalcó Pérez.

Llamado a la reflexión

Por eso, hizo un llamado a la reflexión de “cuidarnos entre todos”, marcando que “cada actividad que se habilitó desde el Consejo fue de la mano de protocolos de cumplimiento obligatorio”, los que han permitido que Formosa hasta la fecha no registre circulación viral del virus. “Esto nos obliga a todos ser responsables”,  acentuó.

En el final de su alocución, Pérez informó que los controles continuarán y fue categórico en señalar que “donde haya una irregularidad se va a intervenir para que sin dudas se corrija”.

“No buscamos clausurar locales porque nos interesa que la actividad siga funcionando”, recalcó finalmente.