Compartir

La profunda confusión creada desde la Secretaria de Comercio de Nación a cargo de Miguel Braun y con las orientaciones cambiantes que se sugieren a los directivos de las empresas y a las entidades bancarias, como así también a las emisoras de tarjetas de crédito, denuncio la Defensoría del Pueblo que en nuestro mercado local se ha producido consecuencias como: el no funcionamiento del programa precios transparentes, la desaparición de los planes ahora 12 y ahora 18, una fuerte remarcación en los costos de los productos tanto de línea blanca, como de indumentaria, calzado, telefonía celular,motovehículos y otros bienes que se ofrecen a valores en donde los comercios -nunca pierden- ya que nada se ha implementado prolijamente y a favor del bolsillo de los consumidores, puesto que con la inflación que existe cualquier programa que se ponga en marcha tiene altos costos y estos son siempre trasladados a los consumidores.-

El Ombudsman Provincial José Leonardo Gialluca  señalo que lo que pretende la Secretaria de Comercio de Nación que es implementar planes más cortos sin intereses adicionales, al tiempo que prorrogaría los planes de cuotas Ahora 12 y Ahora 18, “son todas medidas con buenas intenciones pero que no le sirven a los consumidores y menos a los comerciantes pues para los primeros los precios aumentan y se tornan inaccesibles y para los segundos baja todos los días el consumo y se les hace imposible ofrecer “cuotas sin intereses”; lo que se evidencia aún más en las provincias fronterizas por la fuerte competencia desleal que lleva a todos los consumidores a adquirir lo que necesitan en locales o lugares no habilitados legalmente

Por su parte desde la Oficina de la Defensoría del Pueblo de Nación a cargo de Julio Néstor Santander considero que tampoco los bancos  y menos las empresas de tarjetas de crédito quieren cargar con el costo de ofrecer planes más cortos con tasa cero; ya que esto únicamente beneficia a la Secretaria de Comercio, pero no a las empresas y por ese motivo nadie quiere actualmente cerrar ninguna negociación desde los rubros como el de indumentaria, electrodoméstico y materiales de construcción, hasta que no se conozca cual es el margen de ganancia que van a tener en cada transacción.

Por ello desde el Organismo de la Constitución se viene solicitando a las autoridades nacionales, “que en una situación social y económica de emergencia se deben implementar inexorablemente planes de emergencia a favor de los consumidores, pues todo parecería estar bien en la macroeconomía, pero en el bolsillo de los asalariados y no hablemos de quienes no poseen un trabajo, la realidad es desde hace meses muy diferente y cada vez peor puesto que no se llega a cubrir las necesidades indispensables y los bienes y servicios cada día poseen valores que son mas abusivos e injustificables”.