Compartir

Al sintetizar la labor de los Centros de Validación de Tecnologías Agropecuarias, los responsables de su conducción coincidieron en que la apelación a la modalidad de gestión articulada y en red ha permitido contar con una verdadera fortaleza- que incluye a la cabaña genética caprina, el semillero y vivero provincial y la biofábrica – que permite tener los instrumentos tecnológicos que permitan redireccionar , si fuese necesario, las actividades productivas de las distintas regiones de la provincia.

Del diálogo evaluativo tomaron parte el coordinador ejecutivo de CEDEVA, ingeniero Jorge Balonga y los directores de los CEDEVA de Laguna Yema, doctor Sebastián de la Rosa; de Misión Tacaaglé, ingeniero Ricardo Vailati y de Ibarreta, doctor Esteban Baridón.

Destacaron que las políticas aplicadas desde el modelo formoseño para el desarrollo provincial han demostrado que el componente tecnológico es cada vez más relevante para la competitividad de los emprendimientos económicos pero, sobre todo, para la sustentabilidad del medio ambiente y la equidad social.

En ese sentido, consideran que la creación de los Centros de Validación de Tecnologías Agropecuarias para la experimentación de tecnologías en las distintas regiones de la provincia permitió comprobar  el efecto multiplicador de su información para la evolución dinámica y beneficiosa de todos los estratos productivos pero, sobre todo, el que tiene que ver con el de los pequeños productores agropecuarios que han mejorado ostensiblemente sus expectativas de futuro pasando de haber sido inviables o desconsiderado a protagonistas de proyectos que progresivamente lo llevan a convertirse en gestores de sus propias pymes rurales.

Hace 19 años

Al CEDEVA de Laguna Yema, inaugurado integralmente en 1997, le siguieron el CEDEVA de Las Lomitas y el de Misión Tacaaglé  y este año  el CEDEVA Ibarreta a partir del laboratorio de aguas y suelos.

Opinan que los CEDEVA han permitido integrar a las regiones productivas a la era del conocimiento tecnológico que no es otra cosa que  la posibilidad de transformar el medio generando bienes y servicios de manera competitiva, permitiendo que ello se traduzca en mejores condiciones de trabajo, en una mejor distribución de la riqueza y todo ello en un contexto de sustentabilidad ambiental.

Todo se emprende bajo el precepto de la sustentabilidad de los  sistemas productivos,  interactuando  con el ambiente para  lograr rentabilidad económica, preservando la riqueza natural tanto en términos de biomasa como de biodiversidad.

“Pero , sobre todo y a partir de la visión que nuestro gobierno tiene de la producción, con equidad social que significa que el hombre y su familia , viva donde viva, pueda desarrollarse en igualdad de posibilidades”,comparten.

Se suma a ello  el concepto de equidad territorial para que todas las regiones de la provincia puedan desarrollarse y signifique la posibilidad de una vida digna para quien trabaja y produce en cualquier lugar del territorio en el que haya elegido vivir.

Para que el resultado del trabajo de profesionales y técnicos quede registrado para los tiempos, se han impreso manuales  con la información acumuladas en los últimos años sobre banana y frutas tropicales, pasturas, manejo de suelos y el mejoramiento del rodeo caprino.

En el caso del CEDEVA Las Lomitas, por ejemplo, se trata de  un amplio abordaje de las tecnologías experimentadas y validadas  que vienen a cubrir un requerimiento principal de los ganaderos lugareños que ya  dejaron atrás la idea del éxodo o  la migración hacia otros territorios.

Se trata de  una herramienta de alto valor tanto para la planificación estratégica cuanto para la acción cotidiana de los productores.

Manejo caprino

En el caso  del CEDEVA Yema se ha conseguido acopiar información valiosa y de avanzada.

No es sino  el resultado de muchos años de trabajo que siguieron prácticas culturales, ensayos y validaciones para definir lo que es el manejo  caprino en el oeste.

Se  aprecia, sobre todo entre aquellos primeros 120 productores que fueron asistidos originalmente por el CEDEVA, que han mejorado tanto sus animales que están vendiendo genética porque al mejorar su hato, al eliminar todas las enfermedades y recibir anualmente un macho de pedigrí distinto de la cabaña caprina hace que toda su majada sea muy buena.

El trabajo del CEDEVA Lomitas refleja básicamente el trabajo del desmonte y las labores de campo que se deben hacer para la  implantación de pasturas bajo árboles.

Además, ha  incorporado  información general sobre las pasturas probadas, las épocas de mayores rendimientos de cada una y como manejarlas para los casos de la alimentación de ganado criollo o mejorado.

Se considera este material de alta utilidad para los ganaderos del oeste ya que cuentan con información actualizada y completa sobre que pasturas utilizar y el modo de manejarlas, destacándose el impacto favorable que ya se evidencia desde el momento de su aplicación sobre todo por parte de los integrantes de la asociaciones creadas en la jurisdicción del bañado La Estrella.

Por otro lado se ha trabajado en  pautas y procedimientos para la evaluación del manejo del recurso suelo en el área Subtropical Norte de la provincia tarea en la que también intervinieron el CFI y la facultad de Agronomía de La Plata a través de las cátedras de Edafología y la de Manejo de Suelos.

Producción de frutas

Esa data permite  encarar de la mejor manera el manejo de esos suelos caracterizados por su fragilidad y que necesitan del conocimiento para sacarles un mejor provecho por tratarse de una zona, jurisdiccional del CEDEVA de Misión Tacaaaglé, que a veces tiende a confundir a la gente debido a la transformación vegetal  que ha experimentado tomando como buenos a los suelos que no lo son tanto lo pondría en riesgo su actividad productora de frutas, por ejemplo.

Un hecho significativo en la gestión del CEDEVA tiene que ver con la producción y distribución entre los pequeños productores de la región productiva por excelencia, y luego de cinco años de trabajos de investigación y de prácticas culturales, de las primeras 50.000 plantas de banana formoseña.

Se trata de  plantas libres de enfermedades hechas en el biolaboratorio del CEDEVA Tacaaglé y que cuentan  con una alta calidad genética.

Calculan los profesionales y técnicos de CEDEVA que para fines de este  año más todos los productores formoseños de bananas van a contar con plantas libres de enfermedades.

El objetivo es  llegar a todos los pequeños productores formoseños con plantas sanas para que cuando encaren sus nuevos lotes lo hagan partiendo de una semilla muy sana y con el protocolo CEDEVA para garantizar que se llegue a corto plazo en el aumento de la producción y la calidad de la fruta

Se trata del primer producto y que  ya se  está a requerimiento de organismos estatales toda vez que se está trabajando también en mandioca y batata con las primeras vitroplantas en Tacaaglé, pero con los protocolos totalmente resueltos.

Además, con la plantación de colecciones de variedades de hortalizas y frutas se ha logrado consolidar un banco genético que permita reemplazar antiguas variedades por otras mucho más productivas.

En breve , habilitaremos el cuarto  CEDEVA en Ibarreta está integrado por un conjunto de laboratorios construidos y equipados por el gobierno provincial,  destinados a prestar servicios de análisis de suelos, aguas y forrajes con fines agrícolas, ganaderos y forestales.

Estos servicios representan la asistencia a productores, organismos públicos, privados y entidades en general, orientadas a la inversión y desarrollo del sector rural.

Los laboratorios de Ibarreta cuentan con un moderno equipamiento que permite proporcionar resultados con la precisión, exactitud y rapidez que hoy resultan indispensables para la toma de decisiones productivas.

Han finalizado las obras edilicias, se avanzó en el equipamiento con instrumental analítico de última generación y en la capacitación de jóvenes profesionales formoseños para el manejo de dicho instrumental.

El equipo técnico del Laboratorio Ibarreta articulará resultados e información con los restantes CEDEVA, permitiendo formular diagnósticos y recomendaciones apoyadas en la experiencia de un amplio y multidisciplinario equipo de profesionales.

En los inicios de la actividad del CEDEVA que coincidió con el lanzamiento del modelo formoseño, la labor se encaraba en un territorio  con poca información en la zona de Laguna Yema donde se localizó el primero de ellos.

Ello nos obligó a salir a buscar socios para el desarrollo y  el primero de ellos fue el INTA además de universidades nacionales y extranjeras lo que permitió trabajar en red en el contexto de una modalidad que aceleró mucho el desarrollo de los trabajos de validación y acrecentó el aprendizaje.

Tanto la Universidad Nacional de Formosa como el Epagri, en el estado de Santa Catarina,  en Brasil, fueron dos organismos que ayudaron mucho al CEDEVA para poner a punto los protocolos.

Es una obligación del CEDEVA trabajar en red  y en forma sistémica con los organismos provinciales ya que ese fue un mandato  para el organismo desde sus inicios.

Es una práctica  que permite que brinde lo que aquí se sabe  y al mismo tiempo pedir lo que aún hace falta porque de ese modo  se acortan los tiempos.

Ha sido valiosa la relación establecida con Biofábrica Misiones y el INTA Yuto de Jujuy,por ejemplo,  pero  también se trabaja con el ministerio de la Producción y Ambiente y con el ministerio de Cultura y Educación en unidades de gestión orientadas a acrecentar la relevancia de las escuelas rurales de modo tal que en todos los niveles de la enseñanza  haya entusiasmo e interés por la producción formoseña en todos los estratos y en todo el ámbito provincial.

Esta tarea- que demandó la creación de la Unidad de Vinculación Tecnológica- también incluye, junto con la cartera de Producción y Ambiente, una tarea conjunta con el Instituto PAIPPA que ha permitido el desarrollo de más de 80 líneas de validación.

Las líneas de trabajo son variadas y van desde el mejoramiento y cambio de genética en abras hasta la capacitación y provisión de elementos de trabajo a comunidades de originbarios  en apicultura, huerta, enriquecimiento del monte original y manejo de ganado menor así como la instalación y manejo de pasturas naturales e introducidas.

Se puso énfasis en la recuperación y conservación de los recursos genéticos d ela región, tanto en materia vegetal cuanto animal.

Por ejemplo, se recuperaron tres mil líneas de maíces para generar una variedad de polinización abierta.