Día Internacional del Celíaco

Compartir


“La detección, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad son realizados de manera gratuita en nuestros hospitales públicos”, contó la Dra. Arce.
Cada 5 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Enfermedad Celíaca, instituido con el fin de concientizar a la comunidad sobre esta patología y promover la búsqueda de soluciones para las personas que la padecen. La fecha fue establecida en la Argentina a través de la ley 26.947 y se promulgó como el Día Nacional del Enfermo Celíaco, en adhesión al día internacional.
La enfermedad celíaca se define como la intolerancia total y permanente al gluten, una proteína que se encuentra en los cereales: trigo, avena, cebada y centeno (TACC). Cuando una persona celíaca consume algún alimento con gluten, su intestino se daña y se vuelve incapaz de absorber nutrientes necesarios para mantener saludable al organismo.
La doctora Alba Arce, médica especialista del hospital de la Madre y el Niño señaló que la detección, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad son realizados de manera “gratuita en nuestros hospitales públicos”. En la actualidad, es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente. “Las estadísticas indican que en nuestro país 1 de cada 100 personas es celíaca”, dijo.
La detección se hace por medio de la sospecha clínica por la presencia de los síntomas como también por la búsqueda de antecedentes dentro del grupo familiar primario. “Por ejemplo, si una mamá que es celíaca, debemos investigar y hacer el seguimiento en los hijos. Y si detectamos un niño celíaco debemos hacer el seguimiento a los hermanitos”.
Esto se comprueba “a través de un anticuerpo que se testea por medio de la extracción de una muestra de sangre. Si el resultado es positivo, el paciente es derivado al especialista gastroenterólogo que va realizar una biopsia intestinal, que es un estudio necesario para concluir y confirmar el diagnóstico definitivo”, explicó.
Sobre la enfermedad agregó que es “multifactorial”, es decir que se determina por la presencia de varios factores: susceptibilidad del sistema inmunológico de cada individuo, intolerancia al gluten la carga genética familiar. “Son los tres factores que van a determinar que sea posible el desarrollo de esta enfermedad que generalmente afecta a los intestinos pero que también puede afectar otros órganos”.
Acerca de la pesquisa, refirió que debe hacerse” especialmente en pacientes con síndrome de Down, diabéticos, pacientes con enfermedad tiroidea y pacientes con enfermedades reumatológicas. Son los que suelen tener mayor incidencia en el desarrollo de la enfermedad, además de los nexos familiares de pacientes con enfermedad celiaca”.
Síntomas, edad y tratamiento
Los síntomas son muy diversos. Pero en general pueden presentarse: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas y vómitos, diarrea, distensión abdominal, anemia, pérdida de masa muscular, en los niños retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, tristeza), dolores abdominales, meteorismo. Sin embargo, tanto en los niños como en los adultos “los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, pero igual se produce el daño”.
En relación a la edad que puede presentarse la enfermedad, sostuvo que puede ser “a cualquier edad” y que los síntomas pueden variar según los grupos etarios. “En los niños puede aparecer con un cuadro particular, en adolescentes con otra sintomatología y en los adultos también puede presentarse de otra manera diferente”.
La enfermedad celíaca “no se cura, es una enfermedad crónica que va estar presente de por vida”, aclaró Arce. Por lo tanto “requiere de un tratamiento para que no evolucione en otras patologías mediano y largo plazo que pueden ser muy severas para la salud. Inclusive a corto plazo, puede acarrear desnutrición y otros trastornos nutricionales si no es detectada y tratada tempranamente”, aseveró.
Finalmente subrayó que el paciente debe hacer el tratamiento para llevar adelante una buena y mejor calidad de vida. Y que el único tratamiento efectivo “es la dieta libre de gluten”. Pero el paciente debe cumplir con estrictamente con la dieta “para evolucionar favorablemente y estar bien de salud”.