Difunden hábitos saludables en jóvenes para prevenir la diabetes

Compartir

Uno de los objetivo es incentivar la actividad física y evitar el sedentarismo, uno de los facilitadores de factores de riesgo para la diabetes

Como viene sucediendo en distintas instituciones educativas de esta ciudad y del interior provincial, esta semana se realizó una nueva jornada con estudiantes secundarios en la que se promocionaron hábitos saludables, motivando a los jóvenes en la realización de actividad física, ya que el sedentarismo puede acarrear inconvenientes en la salud, tales como la obesidad, convirtiéndose en factor de riesgo.

En la Escuela secundaria N° 96 del barrio San Agustín de esta capital, un equipo de profesionales del Programa provincial de prevención y control de la Diabetes del Ministerio de Desarrollo Humano Formoseño, mantuvo un encuentro que contó con la participación de cerca de un centenar de adolescentes y jóvenes.

Los organizadores revelaron que en conjunto con sanitaristas del Centro de salud San Agustín, planificaron exposiciones “para la concientización en los alumnos en vistas de la prevención de la obesidad, ya que de esta manera se hace un gran aporte en la prevención de factores que en el futuro pueden ser de riesgo para la diabetes”.

A lo largo de una mañana se abordaron distintas temáticas, con el objetivo de “poder llegar a aconsejar a los chicos de estas edades una serie de conductas sanas que ayuden a cuidar su propia salud. Entre ellas, está evitar el sedentarismo y de esta manera evitar sobrepeso, y la vez mantener una dieta saludable”.

Y acerca de la diabetes, se explica que  es una patología crónica: niveles altos de azúcar en sangre (glucemia) pudiendo dañar arterias y órganos. Ésta proviene de los alimentos, circula por la sangre y es utilizada por el organismo para obtener la energía necesaria para desarrollar cualquier tipo de trabajo.

Para detectarla, se mide la glucosa en sangre y en ayunas (glucemia basal) y se recomienda: En todos los mayores de 45 años, y repetir cada 3 años mientras sea normal; en población más joven cuando existan factores de riesgo.

O cuando aparezcan síntomas o signos que sugieran diabetes: poliuria (orinar mucho), polifagia (aumento del apetito), polidipsia (beber mucho por sed), pérdida de peso, retinopatía, proteinuria, infecciones urinarias de repetición o infecciones cutáneas de repetición.

Dieta saludable

Para la diabetes tipo 1 no existe ningún método eficaz por el momento. En cambio la de tipo 2, que es la que aparece con más frecuencia, al estar relacionada con la obesidad se puede tratar de evitar en gran medida adoptando hábitos saludables.

¿Cómo? Aumentar el consumo de frutas y hortalizas; evitar los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos); cocinar sin agregar sal, reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos; realizar 6 comidas diarias: 4 principales y 2 colaciones.

Cuidar el cuerpo y evitar el sobrepeso; sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física de manera continua o acumulada: usar escaleras en lugar del ascensor, caminar, bailar, etc.

Mantener un peso adecuado; y, muy importante, no fumar, ya que incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos para las arterias, en especial para las personas con diabetes.