Compartir

A pesar de que la Policía despliega férreos operativos sobre el río Bermejo, vecinos de la provincia del Chaco, que  poco o nada respetan la gravedad de la situación sanitaria, aprovechan la bajante del agua para ingresar a nuestra provincia por pasos no autorizado, exponiendo al peligro a la salud pública, ya que podrían darse casos de propagación del COVID-19 desde la vecina provincia, que actualmente tiene circulación comunitaria del virus no así nuestra provincia que pudo bloquear los casos.

En este sentido alrededor de las 11:30 horas de este miércoles, efectivos de la Unidad Especial de Asuntos Rurales de la Colonia El Alba que llevaban a cabo tareas preventivas inmediaciones al río Bermejo, identificaron a dos mujeres, una de estas menor de edad,  quienes habrían ingresado de la localidad de Campo Winter provincia del Chaco por pasos no habilitados.

Las mujeres fueron identificadas junto a la familia donde se encontraban residiendo, motivando el traslado de toda la familia, dos mayores y cinco menores a sede policial y posteriormente a la UPAC en esta ciudad para exámenes médicos y posteriormente ser alojadas en un centro de alojamiento preventivo donde guardarán la cuarentena,  y luego responder ante la Justicia.

Siguiendo la investigación a fin de identificar a otras personas que pudieran haber tenido contacto con estas personas, se encontró a dos hombres en una  canoa sobre el río Bermejo, lográndose la edificación de ambos sujetos, uno de ellos pertenecería a la Policía del Chaco y que conforme testimonios estarían esperando a una de las jóvenes identificada para llevarla nuevamente al Chaco, quienes se dieron a la fuga en la embarcación hacia la provincia vecina insultando y amenazando a los uniformados, demostrando con su conducta  un desinterés total en la lucha para  impedir la introducción o propagación de una epidemia.