Compartir

La naturaleza propia de algunas poblaciones aborígenes asentadas en el extremo oeste, hace que grupos de familias se desprendan de un asentamiento original y pasen a establecerse en otro lugar, muchas veces a pocos kilómetros, creándose así un nuevo poblado. Ante esta situación, como sucediera en estos días en la zona de María Cristina, a más de 650 kilómetros al oeste de esta capital, erigiéndose la comunidad de González, según la propia denominación dada por sus habitantes, es que el centro de salud cabecera desplego acciones a fin de la cobertura integral a todas las familias, brindando diferentes prestaciones de salud.

Acciones de atención sanitaria y promoción de hábitos saludables se concretaron en la nueva comunidad originaria González, en donde trabajó un equipo interdisciplinario de profesionales del centro de salud María Cristina.

En esta comunidad originaria residen alrededor de 25 familias y hace poco tiempo se trasladó del lugar en donde hallaba su primera ubicación, situándose actualmente en cercanías a la comunidad Breal Viejo y a aproximadamente 8 kilómetros de María Cristina.

Según dieron a conocer desde el mencionado efector que depende del Ministerio de Desarrollo Humano formoseño, las tareas de atención, promoción de la salud y prevención de enfermedades alcanzaron a los habitantes de toda la comunidad, entre niños, jóvenes y adultos.

A lo largo de la jornada los profesionales llevaron adelante atención médica, de pediatría, prestaciones de enfermería y distintas consultas en general; al igual que exámenes en odontología con difusión de hábitos saludables para el cuidado de la salud bucodental.

Los coordinadores detallaron que “se trabaja con estrategias en terreno de forma constante, a lo largo de todo el año, acercando aún más las prestaciones a cada una de las familias que residen tanto en esta como en otras comunidades originarias de la zona”.

Atención integral

El equipo interdisciplinario de salud que trabajó en la ocasión estuvo integrado por médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores, quienes se desempeñan a diario en el Centro de salud María Cristina, situado a unos pocos kilómetros del lugar.

Entre las prestaciones que se brindaron a las familias, revelaron que “no solo se hace atención propiamente, ya que también se hacen controles de embarazo, por ejemplo, para luego otorgar los turnos para futuros controles y hacer el seguimiento a lo largo de la gestación”.

Antes de finalizar, se procedió con promoción de la salud mediante charlas que se realizaron y participaron los vecinos. Entre los temas, se habló sobre higiene personal, control de peso y la importancia de la inmunización, de estar al día con las vacunas.