Compartir

El presidente del bloque de diputados del PJ, Agustín Samaniego, expuso en detalles los proyectos y programas eliminados o recortados por el gobierno nacional que afectan a sectores sociales sensibles de la provincia, entre ellos subrayo los que beneficiaban a las comunidades aborígenes hoy dejados a un lado. Incluso advirtió que en la última sesión del Senado, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, “no dio respuestas satisfactorias a la gran cantidad de temas que le fueron planteados y son sensibles para el desarrollo de nuestra provincia”.

Refirió justamente que “eludió temas centrales como la continuidad de obras de pavimentación, la paralización de la construcción de las redes domiciliarias de gas a los pueblos por donde atraviesa el gasoducto, y la exasperante lentitud de los desembolsos de las transferencias para los proyectos de construcción de viviendas y, el recorte de los cupos habitacionales ya asignados anteriormente. A esto se le suman otras decisiones de directo impacto a sectores sociales muy sensibles, como es el caso de los pueblos aborígenes, dado que se eliminaron programas específicos destinados a las comunidades indígenas”.

Expuso que “el Jefe de Gabinete Peña no respondió en absoluto nada sobre todo esto, y en algunos casos hasta “ninguneo” al momento de responder el planteo que se le hizo en el recinto”.

Afirmo Samaniego que “el blindaje mediático que protege a muchos funcionarios nacionales impide ver con claridad lo que está pasando, y lo que es peor, imposibilita a la opinión pública participar adecuadamente  con información veraz”. Expuso a modo de ejemplo que “de los temas fundamentales que expuse antes no se dijo absolutamente nada. Armaron titulares grandilocuentes, caracterizándose como víctimas, acerca de una supuesta amenaza que no fue tal acerca de que este gobierno si no cambia podría terminar como el de la Alianza, todo con tal de tapar la cruel realidad”.

Fin de viviendas rurales y aborígenes

Insistió en subrayar que “nada aclaran cuando se les pide explicación del porque dejaron de financiar proyectos para viviendas rurales y aborígenes. Pero lo real y concreto es que el “Programa Federal de Vivienda y Mejoramiento del Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales” que dependía de la subsecretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda del ex ministerio de Planificación Federal, fue dejado sin efecto y no hay nada que lo sustituya: Esta claro el desinterés a los derechos de los pueblos aborígenes”.

El legislador amplio sobre el tema señalando que “la única verdad es la realidad, y hasta el momento no se ha instrumentado ninguna licitación que contemple las viviendas para aborígenes en la provincia de Formosa. Y a modo informativo expongo que desde el 2016 se han presentando proyectos para ejecutar al menos un millar de viviendas para este sector”.

Sobre el final indico que “estos temas planteados son en general realidades palpables en las provincias, ya que existen particularidades como nuestro caso con los pueblos originarios. Pero el común denominador pasa por decisiones nacionales que están resintiendo el entramado social, productivo o económico, porque afectan directamente de que muchas familias accedan a derechos como la salud o vivienda como en este caso; y porque estas determinaciones adoptadas unilateralmente por un gobierno sin visión federal, dejan a muchos sin una fuente de trabajo digna”.