Compartir

El mismo está ubicado a la vera del riacho El Pucú sobre la avenida Néstor Kirchner de la ciudad capital.

Este viernes por la mañana, en las instalaciones del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), se llevó a cabo la apertura de sobres de licitaciones públicas del barrio El Quebrachito ubicado en la ciudad de Formosa.

Del evento participaron el administrador del IPV, Marcelo Ugelli; el escribano Mayor de Gobierno, Héctor Gallardo, y otras autoridades del organismo.

Esta ambiciosa obra de infraestructura implicará la construcción e instalación de la red vial, alumbrado público, red eléctrica y obras de intralote en la etapa I; y obras de infraestructura, red vial, obras de mitigación y defensa contra las inundaciones, equipamiento urbano y comunitario etapa II.

Al respecto, Ugelli conversó con AGENFOR y explicó que se trata de “un sector ribereño” de la ciudad sobre la avenida Néstor Kirchner, a la ribera del riacho El Pucú que tiene “bastante carencias infraestructurales y necesitaba un ordenamiento urbano”.

“Este es un proyecto realizado por proyectos especiales del instituto con financiamiento de FONPLATA, el programa de mejoramiento de asentamientos fronterizos; y la inversión licitada alcanza los 900 millones de pesos”, detalló.

Asimismo, indicó que se realizará un cierre de barrera, pavimentos, cloacas, Estación de Bomberos, energía eléctrica, red de agua, alumbrado, además de un equipamiento comunitario con un salón de usos múltiples, “acomodado para que puedan realizar los vecinos las actividades comunitarias”.

En ese marco, el funcionario señaló que el proyecto está dividido en dos licitaciones que tienen tres lotes cada una.

“Dos tienen que ver con dos sectores de pavimento y redes infraestructurales de cloaca y agua, otro lote tiene que ver con la parte eléctrica y otro sector con el equipamiento comunitario”, precisó.

Y estimó que, aunque tengan distintos plazos, “más o menos, no superarían los 10 meses de obra”.

En ese sentido, Ugelli expresó que “la directiva del gobernador Insfrán con respecto a estos programas de financiamiento, es de integrar esos sectores de la ciudad plenamente, que tengan la misma equidad de servicios que tiene el resto de la ciudad”.

“Que, por esa particularidad de estar en zonas bajas, faltan de cierre de barreras, adoptaron una conformación que difiere de la trama urbana anexa a ellos y pareciera que está desconectado y lo que nosotros pretendemos es darle continuidad a esa trama, equiparar, darle equidad en la provisión y calidad de los servicios”, profundizó.

Y agregó: “Ordenar la cuestión que tiene que ver con la relocalización de aquellas personas que están en riesgo hídrico”.

Por último, el titular de IPV, dijo que “con todas esas directivas diseñamos este programa” y recordó que, antes de realizar esta tarea, “relocalizamos 120 familias que estaban asentadas en la zona donde a futuro van a estar construidas las barreras”.

“Esa barrera va a tener una zona de paseo, de Costanera como nos gusta a nosotros, recuperar nuestra visión hacia nuestros ríos y riachos interiores como lo estamos haciendo con los PROMEBA: darle la cara al río y no la espalda”, concluyó.