Compartir

El administrador general del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) Ing. Antonio Marcelo Ugelli, comentó que la mencionada dependencia gubernamental trabaja activamente en un sistema de contralor ocupacional de las unidades habitacionales adjudicadas en el barrio Nueva Formosa de esta Capital.

Precisó Ugelli que se han detectado “60 casos en situación irregular”, de las últimas 407 viviendas entregadas en noviembre pasado.

En este sentido, el Instituto Provincial de la Vivienda verifica que coincida la persona a la cual se haya entregado una determinada unidad, con la que realmente ocupa el módulo habitacional.

Además se realizan “pesquisas” a diario que permiten monitorear posibles fraudes o ventas irregulares de estos espacios.

En caso de comprobarse una irregularidad, se intima al adjudicatario a través de un escrito de ocupación real dentro de las 48 horas.

En caso que la persona no habite la vivienda, el IPV coloca una faja e inicia un expediente administrativo para que la persona haga su descargo, o explique los motivos reales del por qué no ocupa la vivienda.

Confirmó el ingeniero Marcelo Ugelli que los relevamientos de las unidades son “cuatrimestrales” y las “pesquisas permanentes”.

En el barrio “Nueva Formosa” existe una sede del Instituto Provincial de la Vivienda para evacuar dudas y por Ley “está prohibida la venta de las viviendas construidas por la entidad.

En caso de que una persona detecte una irregularidad, el IPV trabaja en un sistema de denuncia donde el vecino puede presentar su queja.