El Ministerio de la Comunidad asistió a la familia que perdió lo que tenía en un incendio intencional

Compartir

ASENTAMIENTO EN EL PORVENIR

La primera semana de noviembre cinco casillas en el mismo sector habían sufrido un incendio, que las pericias de Bomberos probaron también fue provocado. En esa oportunidad también se brindó ayuda a los habitantes.

Una familia del asentamiento de ladrilleros ubicado en el barrio El Porvenir de esta ciudad fue afectada por un incendio en la madrugada de este lunes, el cual se comprobó que fue intencional. La presencia del Estado no se hizo esperar y operadores del Ministerio de la Comunidad verificaron la situación de quienes vivían en la precaria casilla, un hombre, una mujer y dos niños menores.

Afortunadamente, los integrantes de esta familia pudieron escapar del fuego y resultaron ilesos. Las improvisadas paredes conformadas por hules (material plástico inflamable) como así las camas fueron consumidas rápidamente por el fuego.

Personal policial de la jurisdicción y del Cuerpo de Bomberos actuaron rápidamente en el lugar, comprobando tras las primeras pericias que el incendio fue provocado.

Agentes del Ministerio de la Comunidad se interiorizaron de la situación de la familia y en la jornada de este martes ya se les proveyó de camas, colchones y ayuda integral para la reconstrucción.

De esta manera, el Estado Provincial se hizo presente y asistió rápidamente a la familia, brindándole la contención necesaria.

Antecedentes

En la primera semana de noviembre de este año, cinco casillas ubicadas en este mismo asentamiento irregular conocido como la zona de ladrilleros padecieron las consecuencias de un incendio que las pericias de Bomberos y la Policía comprobaron fue intencional. En esa oportunidad, también intervino el Ministerio de la Comunidad que acercó ayuda, consistente en camas, colchones, ropas de cama, elementos de limpieza y alimentos. También se les ofreció materiales para reconstruir las casillas, pero no fueron aceptados en un primer momento.

Finalmente, se logró que los vecinos acepten la reconstrucción de las casillas que volvieron a ser habitables.

Operadores de la cartera social siguen de cerca a este asentamiento, a partir de estos dos hechos ocurridos en un lapso de tiempo relativamente corto.