Compartir

En la agenda de las autoridades provinciales para el nuevo año figura la realización de gestiones activas con miras al lanzamiento de la licitación referida al proyecto del Acueducto del Desarrollo Formoseño entre el rio Paraguay y la localidad de Ingeniero Juárez.

Si bien es cierto su financiamiento estaba incluido en el presupuesto nacional de 2016 y 2017 la denominada “obra del siglo” no fue considerada prioritaria por las actuales autoridades nacionales.

Este emprendimiento-que acaba de merecer el elogio unánime de ex legisladores de todo el país que visitaron Formosa- no considera solamente trasladar agua dulce para abastecer a decenas de poblaciones y a unos 200.000 habitantes sino también para el desarrollo de importantes polos productivos en diversas regiones de la provincia.

El ministro de Economía, doctor Jorge Oscar Ibáñez, refería que uno de ellos tiene que ver con la instalación de una planta de bioetanol a partir de la siembra de caña de azúcar a partir de una visión estratégica gubernamental que fija su mirada en las futuras generaciones de formoseños.

Comentaba el jefe de la cartera económica- quien en estos días acompaño al gobernador Gildo Insfran en las intensas jornadas de debate acerca de las distintas reformas impositivas presentadas por el presidente de la Nación- que nadie ignora que en la actualidad se alude constantemente a la importancia de la producción de bioetanol en el país y el modo como dicha actividad está creciendo  a punto tal que alcanza el 12 por ciento de corte, esto es el porcentaje de bioetanol posible de mezclar con los combustibles convencionales.

Expuso Ibáñez que se está en un escenario prometedor para la producción de caña de azúcar tal como lo planifico la provincia con los estudios realizados oportunamente y que han previsto la producción de unas 20.000 hectáreas bajo riego con el eventual aporte del acueducto, con 2.000.000 de toneladas de caña de azúcar y 170.000.000 de litros de etanol anuales  lo que representaría el 40 por ciento  de la producción total de la Argentina.

Respecto de las opiniones que señalan al proyecto como un caño de agua, el funcionario insiste en la calificación como obra del siglo por parte del primer mandatario formoseño y en el hecho que se trata de la política pública que es capaz de interrelacionar. Merced al Plan de Ordenamiento Territorial, las diferentes obras de infraestructura realizadas hasta ahora en el contexto del Modelo Formoseño para el Desarrollo Provincial y las proyectadas con las características del sistema hídrico provincial y el sistema productivo y de inversiones para Formosa.

“Se trata de una mirada estratégica del gobierno formoseño que se consolida en políticas de estado que promueven el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes vivan donde vivan y con sentido de equidad”, expreso.

“No nos equivocaríamos si señalamos que se trata de generar inclusión con justicia social del mismo modo como ocurría con la ejecución del Plan Quinquenal pergeñado por el ex presidente Perón  que trazaba las líneas directrices para promover el desarrollo inclusivo para las grandes mayorías”, subraya.