Compartir

El ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo de la provincia, Jorge Abel González, reiteró que se encuentran suspendidos los ingresos al territorio provincial. “No vamos a ceder ante presiones para que habilitemos la relajación de nuestras medidas sanitarias, esto no es un juego político”, advirtió el funcionario durante la conferencia de prensa n° 102 del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.

El titular de la cartera de gobierno ratificó este martes la decisión política de proteger la salud pública de los y las habitantes del suelo formoseño, al subrayar: “Esto que estamos viviendo no es una situación local, no es algo que se nos ocurrió nada más; estamos cursando en este momento una situación muy delicada con una presencia del virus que habíamos anunciado que lo íbamos a tener y justamente por eso, habíamos establecido este método de la utilización de centros de alojamiento preventivo”.

Asimismo, confirmó que la suspensión del ingreso a la provincia continuará hasta que la situación epidemiológica esté regularizada.  En este sentido, aseguró que la implementación de una cuarentena obligatoria “es cada vez mayor” tanto en Argentina, como en otras partes del mundo; puntualizó que Nueva Zelanda lo implementó luego de brotes de la pandemia, “un país que era mostrado como ejemplo en la lucha contra el coronavirus tuvo que volver atrás en su situación epidemiológica y estableció un mecanismo de ingreso que es, prácticamente, igual al que tenemos nosotros. Hay una lista en donde las personas se inscriben, cuando le dan autorización recién ingresan, y deben realizar la cuarentena obligatoria también”.

En este marco, el funcionario hizo referencia a algunos casos puntuales que se encuentran en la localidad de Mansilla, y al respecto, señaló: “Muchas de ellas ni siquiera habían realizado los trámites pertinentes, nosotros tenemos el listado de las personas que están ahí”.

“Hay casos de personas que ingresaron a la provincia, cumplieron la cuarentena obligatoria en Racimo (la Fundación que funciona como Centro Preventivo) y luego volvieron a salir de la provincia y ahora están exigiendo nuevamente el ingreso; tenemos otro caso que había ingresado a la provincia en el mes de mayo y volvió a salir a los pocos días y ahora exige el ingreso; personas que ni siquiera figuran con domicilio en Formosa, personas que se fueron hace muchísimos años de la provincia y ahora están exigiendo el ingreso”, ejemplificó el ministro.

En este orden, Jorge González explicó que de darse una situación sanitaria, el caso es tratado y trabajado, pero que también se dan situaciones en que las personas interesadas se dirigen a la frontera de la provincia y recién ahí intentan realizar el trámite para poder ingresar. “Hemos señalado muchas veces que el permiso de circulación nacional no les habilita el ingreso a la provincia”, recalcó.

“No vamos a ceder ante presiones para que habilitemos la relajación de nuestras medidas sanitarias porque esto no es un juego político, es la responsabilidad que el pueblo de Formosa le entregó al Dr. Gildo Insfrán para conducir los destinos de la provincia, y cualquier político que intente sacar un rédito en este momento va ir por mal camino. No podemos jugar con esta situación, porque está la vida de las personas en riesgo”, indicó contundente.

A la vez, el ministro preguntó a los presentes, “¿Quién va ir a explicarle a la familia de una persona que se contagie, que fallezca por coronavirus?” y aseguró que las medidas sanitarias son muy estrictas porque, “queremos proteger a los 640 mil formoseños”.

Sobre el final, González valoró el sistema de comunicación para transportistas al sostener que “el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, junto con el Ministerio de Transporte presentaron un sistema muy bueno y muy útil, que nos va permitir trabajar en conjunto con las provincias para hacer un seguimiento de los casos”.

Por último, apeló a “la responsabilidad de los transportistas” e informó que existen brotes y casos en algunas provincias vinculados al sector. “Es una de las actividades esenciales y al serlo, queremos cuidar la salud del compañero transportista, de que el empresario del transporte pueda realizar su trabajo, y que garanticemos el abastecimiento, las exportaciones y el comercio de todos los argentinos”.