Compartir

Prochasko, administrador general del Hospital de Alta Complejidad de Formosa “Presidente Juan Domingo Perón” brindó detalles sobre las actuaciones por parte del PAMI calificando que en una “decisión unilateral” perjudicó a los abuelos”, manifestó.

En declaraciones a los medios, dijo que por una decisión arbitraria por parte de esa obra social, el 31 de mayo de este año finalizaron el convenio con el HAC pero que sin embargo los afiliados continúan recibiendo atenciones médicas de todo tipo “sin ningún tipo de problema”.

No obstante, Prochasko criticó que el inconveniente que padecen los jubilados es el hecho de que cada afiliado al PAMI que recibe atenciones en el Hospital de Alta Complejidad “no gozan de descuentos para la compra de medicamentos”. Detalló que esto sucede porque como ese nosocomio no es prestador, por la decisión unilateral del PAMI -recordó- las recetas de los medicamentos indicados por los profesionales no tienen descuentos en las farmacias. “Es decir, más allá de nuestra buena voluntad, el PAMI termina perjudicando a sus afiliados”, expresó el médico. “Lo mismo ocurre con las prótesis que en su mayoría son costosas, debido a la inacción por parte del PAMI, es el ministerio de Desarrollo Humano quien se encarga de resolver esta situación”, agregó.

Señaló que desde el sistema provincial de salud priorizan “lo humano por sobre cualquier convenio o decisión mezquina como la que ha ejecutado la obra social”.
Prochasko añadió que pese al abandono del PAMI hacia los abuelos, “ellos continúan recibiendo atenciones integrales de salud desde todas las áreas de este hospital”.

Respecto a la posibilidad que los pacientes sean atendidos en otras provincias, el funcionario provincial agregó “El actual director del PAMI habla de derivar pacientes a otras provincias lo que significaría generarle a sus afiliados un sinnúmero de contratiempos, gastos e inconvenientes al tener que deambular de un lado a otro. El desinterés de las autoridades de esa obra social es de tal magnitud que no miden las consecuencias”.

“Desde la conducción del PAMI deberían gestionar ante el gobierno nacional los beneficios que les corresponden a cada uno de los afiliados. Entiendo que tienen todos los medios para plantearlo teniendo en cuenta que ellos son gobierno y deben gobernar cumpliendo sus promesas, cosa que evidentemente se han olvidado”, agregó el profesional.

En seis meses, más de 10 mil abuelos atendidos

El administrador del HAC indicó que en lo que va del año, se brindaron más de 10 mil prestaciones a los afiliados a esa obra social nacional y recordó que “todos los costos” los asume la provincia.

Con respecto al convenio que unilateralemente dejaron sin efecto, describió que “cambiaron las condiciones en la que veníamos trabajando sin ningún tipo de consenso; sin embargo en otras provincias como Buenos Aires y Jujuy han arribado a acuerdos con la intervención de ambas partes (PAMI y el prestador); entonces desde la UGP Formosa falta gestión y propuestas claras y serias”.

De esta manera, el médico agregó que se realizaron las intimaciones correspondientes para que el PAMI responda ante esa problemática, sin embargo, “no tuvimos respuestas”.

“Una buena medida sería que legisladores, tanto diputados como senadores que representan a Formosa y son de la misma línea política del Gobierno Nacional sería que intercedan y se ocupen de gestionar ante Nación un convenio acorde al nivel prestacional de este hospital”, finalizó.

Capitado

El administrador del HAC detalló que el sistema capitado que pretende imponer la obra social PAMI es “volver a un sistema de los años 90 que mucho ha perjudicado a los afiliados”.

Mediante ese sistema los prestadores cobran una suma fija por una determinada cantidad de afiliados, los atiendas o no, de modo que el negocio era sub-prestar, por lo que el principal damnificado era el jubilado.

Recordó que desde el año 2013 el servicio se prestaba a través del sistema prestacional, en rigor, un sistema en el que los prestadores cobraban por prestación efectivamente realizada. A su vez y para impedir la sobre-prestación el PAMI había diseñado un sistema informático y mucha capacitación.

Pidió tener en cuenta que este sistema de cápita fue el que generó la mayor cantidad de reclamos ya que los afiliados y pacientes se quejaban porque nunca podían lograr conseguir cama cada vez que debían internarse o no acceder a determinados servicios.