Compartir

Acerca de los avances y perspectivas en el mejoramiento genético del algarrobo expondrán el próximo viernes 25 en las instalaciones del Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias de Laguna Yema especialistas del Instituto de Fisiología y Recursos Genéticos Vegetales del INTA de Córdoba.

Se trata del doctor Aníbal Verga, quien realiza asiduas visitas a la provincia para brindar información sobre esta especie a la que ha dedicado mucho tiempo de investigación y del ingeniero Diego López Lauenstein.

Ambos participarán de la Cuarta Jornada de Producción de Algarrobo organizada por CEDEVA, el ministerio de la Producción y Ambiente y el ministerio de Agroindustria de la Nación.

Otro de los temas atractivos de la agenda  tiene que ver con el abordaje integral para la producción de harina de algarrobo en base a las experiencias de jóvenes wichí y criollos de la escuela agrotécnica número 10 de El Quebracho, departamento Ramón Lista, cuyas actividades son coordinadas por la ingeniera Natalia Lupia. Se le suma el referido a la forestación mediante el uso del sistema denominado  Waterboxx.

Durante la jornada habrá exposiciones a cargo de productores  sobre sus experiencias en el manejo del algarrobo en el departamento Pilagás y el uso en carpintería de madera de raleo de forestaciones de algarrobo.

Sobre el waterbox 

El Waterboxx  es un novedoso sistema de plantación y crianza de árboles para zonas áridas y semiáridas, bautizado como Groasis Waterboxx, es una solución innovadora para la crianza de plantas que garantiza la supervivencia al primer año superior al 90% en el desierto del Sahara. Y solo con 50 litros de agua.

Waterboxx recoge el agua de la condensación nocturna y de las lluvias ocasionales para regar, en pequeñas dosis, el interior de la planta. El recipiente además evita que el agua se evapore y protege a las raíces del sol y de las inclemencias del tiempo o pequeños animales, lo que facilita el crecimiento de los árboles.

Está encaminado a incrementar el porcentaje de arraigo de las plantas a introducir en forestaciones, vinculando éste principalmente a la disposición de agua más o menos permanente sobre la plántula recién instalada.

El sistema consiste en un cuerpo circular que alberga unos 15 litros de agua, con una tapa en forma cónica invertida, de manera que todo el agua de escorrentía que acapara la tapa escurre sobre el interior del habitáculo. Para los casos de precipitaciones extraordinarias, el dispositivo cuenta con una válvula de llenado, que expulsa el agua alrededor del mismo. El centro del habitáculo está hueco, permitiendo el desarrollo aéreo de dos plántulas.

La comunicación del dispositivo con el sustrato donde se han plantado las nuevas plántulas se produce por capilaridad, mediante un trozo de cuerda textil y un cartón basal, que permiten una comunicación hídrica, lenta y paulatina, del agua acumulada en el habitáculo sobre el sustrato en el que previamente se han plantado las plántulas.

El sistema ha funcionado con éxito en el desierto de Los Monegros, donde los árboles plantados con Waterboxx han conseguido un ratio de supervivencia de entre el 80 y el 90 %, donde los árboles plantados sin Waterboxx apenas llegaban al 5 % de supervivencia.

El primer prototipo estaba fabricado en plástico pero se cambió rápidamente el diseño para fabricarlo en cartón reciclado. Waterboxx es un invento del holandés Pieter Hoff.

En los últimos cinco años se han plantado más de 55.000 árboles gracias a 20.000 unidades de Waterboxx, ya que la caja es reutilizable.