Entienden que nueva mesa de trabajo no aporta nada nuevo a “alarmantes cifras de femicidios”

Compartir

Tras el caso de Micaela, el Gobierno Nacional creó una “mesa de trabajo” contra los femicidios, en reemplazo de otra exactamente igual, que ya existía. Con la firma de Patricia Bullrich, se publicó una Resolución para crear una instancia de trabajo para la prevención de femicidios. La formalización llegó días después del crimen de la joven entrerriana que conmovió al país, y deja sin efecto una resolución idéntica de diciembre pasado.

La oficialización de la medida llega en medio del fuerte impacto y movilización que generó el asesinato de la joven militante Micaela García en Entre Ríos.

Desde la Defensoría del Pueblo su titular, José Leonardo Gialluca, señalo que no se trata de una novedad: la Resolución deja sin efecto una iniciativa exactamente igual, creada por esta misma gestión en diciembre del año pasado.

El artículo 1º de la Resolución 305-E/2017 establece “crear una Mesa de Trabajo que tendrá como objetivos principales el desarrollo de políticas de prevención e investigación en materia de femicidios, la elaboración de protocolos y guías de actuación para los Cuerpos Policiales y Fuerzas de Seguridad, y la articulación con otros organismos estatales con el fin de lograr la adecuación de los procedimientos de intervención vigentes a los más altos estándares de eficiencia y respeto de los derechos humanos, dejando sin efecto la Resolución 925-E/2016”. El artículo 1º de aquella resolución de diciembre del año pasado, publicada en enero de este año, decía exactamente lo mismo.

Desde el Organismo de la Constitución se afirmó que las cifras de femicidios en nuestro País son alarmantes y que siempre las Autoridades competentes “van detrás de los hechos, detrás de las realidades y cada vez que se produce el asesinato de otra mujer”.

Es así que afirmaron que “uno de los medios más efectivos para neutralizar los femicidios, es implementando simples, agiles y trabajar fuertemente en la prevención, pues de lo contrario se continuaran produciendo nuevos hechos  y es que se debe avanzar también en la preparación de las fuerzas de seguridad para recepcionar y asesorar debidamente ante el simple indicio o denuncia de violencia de género, en un contexto donde los casos son crecientes además la justicia debe generar medidas agiles como las restricciones perimetrales y otras ya que, “la agresión entre parejas, ex parejas o familiares directos siempre viene desde hace un tiempo, no es que surge de un día para otro (están si los casos excepcionales), pero la regla es la anterior y aquí si no se produce la prevención y la concientización construyendo consensos y trabajando articuladamente todos los días, no se podrá disminuir o erradicar la violencia hacia las mujeres”.