Compartir

Esther Suarez, hija de Paulina Correa de 74 años, comentó su satisfacción por la reciente entrega de una silla de ruedas a su madre que sufrió un accidente que le produjo rotura de pelvis y fémur.

La urgencia se dio por la edad de la paciente, que tiene 74 años. Considerando esto, desde el Centro de Salud del barrio Juan Domingo Perón gestionaron el elemento al considerarlo necesario para la recuperación de la paciente y para una mejor calidad de vida.

“Mi madre tuvo fractura de pelvis y de fémur, hace casi un año, por eso necesitaba imperiosamente la silla de rueda o no tiene manera de poder moverse, no solo porque su cuerpo aún no se recupera del todo sino también porque después de la caída ella tiene miedo a volver a caer y no se quiere parar sola, ni moverse mucho”, contó.

Dijo que su madre se hace atender en el centro de salud del barrio Juan Domingo Perón. “Nos dijeron que necesitabauna silla, la cual hemos pedido allí mismo la posibilidad de que nos ayuden a comprar o nos presten alguna; y para sorpresa nuestra ellos se encargaron de todo muy rápido. Esto es muy importante para ella porque nos ayuda a moverla por toda la casa con más cuidado, para sentarla a la mesa, bañarla, o como ella dice: para sentarse afuera de la casa cuando hace calor y tomar el fresco”, expresó.

Su madre hace rehabilitación dos veces por semana pero hasta que no se recupere bien y pueda empezar a caminar nuevamente y sin miedo, la silla de rueda es su medio de movilidad y de seguridad.

Reconocimiento

Esther resaltó también la eficiencia y la amabilidad con la que fueron atendidos en el centro de salud Juan Domingo Perón cada vez que van a controles con su madre, además de darle todos los medicamentos que ella necesita. “Tenemos que ser agradecidos con las buenas personas y los que allí trabajan se lo merecen.Antes de terminar quiero agradecer de todo corazón al ministro de Desarrollo Humano de Formosa que tuvo este noble gesto de entregarle la silla de rueda que tanto le hacía falta a mi mamá, y no solo a ella sino también nos facilitó mucho más el trabajo a nosotros de tener que cargarla a brazos cuando necesitamos llevarla a algún lado”, dijo.

“Las cosas buenas hay que destacarlas, las personas siempre tendemos a contar lo malo y muchas cosas buenas quedan en el camino o nadie se entera. Así que por eso quiero decirle al ministro Décima que toda mi familia está infinitamente agradecida por esta silla de rueda que hizo llegar a mi madre. Tal vez para muchas personas esto es poco pero para nosotros es mucha felicidad, porque gracias a este gesto mi madre va a poder moverse mejor y sentirse más independiente”, concluyó.