Compartir

En los últimos tiempos y con diferentes gestiones municipales en nuestra ciudad, teniendo en cuenta la necesidad de familias o personas que “necesitan” dejar de pagar abultados alquileres por una pieza o un departamento, a lo que se le suman las ofertas de loteamientos de terrenos por parte de personas físicas privadas y en otros casos de empresas o inmobiliarias, desde la Defensoria del Pueblo, se recomendó a todos tener en cuenta una serie de sugerencias y advertencias, para no caer en estafas o encontrarse en el futuro con inconvenientes que pueden terminar en los estrados judiciales.

Se expuso que resulta “indispensable” contar con toda la información necesaria, advirtiéndose que  “justamente eso es lo que no hacen o brindan los vendedores”. Aquí se indica que “estando vigente ordenanzas que exigen que para la venta de terrenos en lotes, legalmente se debe tener previamente el instrumento o resolución de aprobación de la Dirección de Catastro y Tierras Fiscales del Municipio, con los correspondientes planos de mensura y subdivisión y por último el -visto bueno- para la venta, ya que con esto se asegura el cumplimiento de todas las obras de infraestructura necesarias en cada emprendimiento tales como aperturas de calles, instalaciones de servicios públicos esenciales, agua potable, cloaca y energía electrica, lo real es que se vienen produciendo – atajos legales-  por los altos montos de inversión y que es necesario dar a conocer a los potenciales compradores”.

Desde el Organismo de la Constitución, se denunció que “hace unos años la voracidad del municipio dentro del ejido urbano, hacía que los porcentajes que se le terminaban “sacando o ganado a los propietarios o responsables de proyectos eran excesivos, situación que se ha mitigado en la actualidad, pero que no llega a ser la ideal, como para incentivar este tipo de actividades que vienen a dar solución habitacional a miles de familias que sí están en condiciones de pagar cuotas accesibles y en plazos que se pueden ir acordando individualmente, toda vez que estas personas no lograrán nunca reunir los requisitos para ser beneficiarios de un Crédito Bancario, Hipotecario ni acceder al Procrear”.

El Ombudsman Provincial José Leonardo Gialluca, señalo que “por lo antes expuesto, “quienes se dedican a la venta de terrenos en loteamientos han encontrado, – un atajo legal previo al cumplimiento de las Ordenanzas Vigentes en la materia y que les permite ir juntando dinero para hacer las inversiones en infraestructura básica, hasta obtener la Resolución habilitante de la Dirección de Catastro y Tierras Fiscales de la Municipalidad, a través de la comercialización mediante boleto de compra-venta, como “Copropietario Indiviso” lo cual le permite a la persona ocupar el lote, construir y seguir pagando las cuotas, situación está que es legal, ya que el titular registral puede vender un inmueble en forma indivisa y hasta puede hacerlo estando embargado, siempre y cuando de dichas restricciones ponga en conocimiento real a los potenciales compradores y estos las acepten”.

El abuso voluntario o involuntario que observamos permanentemente, es justamente esa falta de información hacia los que van adquirir los lotes es lo que lleva a la sugerencia a concurrir a la Defensoria del Pueblo para recibir de manera gratuita los asesoramientos correspondientes.