Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia se insistió con un nuevo pedido de informes y explicaciones a las autoridades nacionales competentes sobre ¿si el Gasoducto del NEA  va a ser destinado a un mero depósito de gas? en caso de construirse; y si fuese así, en su defecto se implementen otras alternativas para que el -Norte Argentino- pueda tener energía barata y de calidad para un desarrollo sustentable de toda la región.

Fue indicado que lo pedido esta dado en que ENARSA conjuntamente con el ministerio de Energía y Minería de Nación, comenzaron este año a importar mayores volúmenes de gas desde Chile por segundo año consecutivo, a través del Gasoducto GasAndes.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, denuncio que “el Gobierno Nacional en este momento, no informa  debidamente a los consumidores el porqué del abastecimiento de gas desde Chile, país este que lo importa desde China al gas para luego vendérselo a la estatal Energía Argentina SA ENARSA,  a un precio muchísimo más alto cuando desde Bolivia se  puede aumentar la exportación  de gas”.

Aludió justamente a que conforme afirmaciones realizadas por el  Ministro de Hidrocarburos boliviano Luis Alberto Sánchez, quien señalo que están dispuesto a incrementar el envío de volúmenes de gas si la Argentina lo pide y aclaró que este país no incumple contratos y tampoco recibió una propuesta de más gas para el territorio argentino. Dijo que “Bolivia vende a la Argentina y Brasil entre 3 y 4 dólares el BTU y que hay empresas privadas que quieren pagar 8 dólares por BUT. Evidentemente Argentina cerró un negocio con Chile (para la compra de gas) con precios altos porque obviamente es un gas traído de otro continente; donde hay un costo de regasificación en el lado chileno y hay un costo de transporte al lugar de destino final que tiene este gas y posee un precio mayor al precio que tenemos actualmente por el gas que Bolivia vende a la Argentina”.

Desde el Organismo de la Constitución se señaló que “de esta manera el Gasoducto del NEA, ha sido dejado de lado por el Gobierno Nacional y lo más grave es que se nos miente cuando se nos pretende hacer creer que Bolivia no tiene la capacidad de abastecernos de gas o que incumple acuerdos con la Argentina; pues desde esta institución entendemos que las autoridades federales pueden decidir dentro de la razonabilidad, a quien adquirir gas que es destinado luego a zonas residenciales, a las industrias, las PyMES o al GNC de los vehículos”. Incluso advierte que “es más costoso porque además de ser traído de otro continente debemos sumarle un costo de regasificación que se hace del lado chileno más un precio de transporte, al lugar del destino final,  y todo ello se podría cambiar si se concluye con el Gasoducto del NEA, y se deja de comprarle gas a Chile a un precio mucho mayor que el que podríamos pagarle a Bolivia y de ese modo tener una alternativa de energía mucho más económica para todos los consumidores de nuestro país y un desarrollo sustentable para las provincias del Norte Argentino”.