Compartir


Las lluvias no fueron obstáculo para que los vecinos se acerquen a la feria organizada por el Instituto de Acción Integral para el Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA), que tiene como eje la venta de productos frescos y de calidad, sin intermediarios, es decir, directo del productor a la mesa de cada formoseño.


Así lo afirmó a Agenfor Pablo Ortiz, coordinador de estas ferias al señalar que como cada viernes la actividad se desarrolló de 6 a 12 horas, con menos concurrencia de productores debido a las recientes precipitaciones, pero las ventas se mantuvieron sostenidas.


La actividad se realizó en el barrio La Paz, en Masferrer y Pasaje Pilagá (Ex-Centro Comercial), hasta donde en forma sistemática entre 600 y 700 personas cada viernes se acercan a “comprarles a sus productores amigos” detalló.


“Fue una bendición para todos la lluvia por la sequía que estaba perjudicando mucho al campo, pero también se les imposibilita salir a los productores que viven en colonias. No obstante, los que vinieron, vendieron toda su producción” explicó.


El funcionario dijo que el éxito de este sistema de comercialización que lleva veintidós años de vigencia es que los precios se ubican “siempre por debajo de los supermercados”, además de ofrecer productos frescos, directamente desde la chacra del productor.