Compartir


El diputado formoseño defendió el accionar del Gobierno Nacional y explicó detalles del “caso Vicentín”: “contribuirá a aliviar la situación financiera general de la compañía y dar impulso a una actividad estratégica para el país”, afirmó.

La decisión del gobierno nacional de intervenir la empresa Vicentín ha suscitado la atención de la sociedad toda, debido a la escandalosa toma de crédito por parte de la empresa. Ante esto, el diputado formoseño Ramiro Fernández Patri afirmó: Antes que nada, tengamos algo muy en claro: Vicentín nunca pagó sus deudas con el Banco Nación, con quien tiene compromisos de pago por 350 millones de dólares. Es algo inaudito para cualquier banco, y más para la envergadura de un banco estatal, de carácter nacional, que sólo la acreencia del banco para con Vicentín representa más de un 20 por ciento del patrimonio de la entidad”.


Fernández Patri, quien integra la bancada del Frente de Todos en la Cámara Baja, cuestionó a los directivos del banco de la gestión anterior: “Debemos preguntarnos por qué el Banco Nación, patrimonio de todos los argentinos, decidió prestarle a un único deudor la suma de 18.500 millones de pesos, con la gravedad que un tercio de esa suma se prestó en el mes de noviembre de 2019, cuando Macri ya había perdido la elección presidencial. Tal vez tenga algo que ver que Vicentín fue uno de los principales aportantes a la campaña de Cambiemos. Hay otro agravante, una semana después del último retiro, la empresa se presentó a convocatoria de acreedores. En esta operación se perjudicó tremendamente al Estado Nacional”.
Luego de que el presidente Alberto Fernández anunció la intervención el pasado lunes, varios dirigentes de Cambiemos salieron a cuestionar la medida, comparando a la Argentina con Venezuela. Ante esto, Fernández Patri cuestionó duramente esta posición, recordando que “durante la gestión de Macri permanentemente se llenaron la boca diciendo que Argentina estaba en condiciones de ser la góndola mundial, capaz de alimentar a más de 400 millones de personas en el mundo. Pero no fueron capaces de sostener una de las empresas más grandes del país, que al final de la era Macri era incapaz de alimentar a sus propios trabajadores, a quienes comenzó a cesar en sus actividades”.
Sobre quienes cuestionan la imagen internacional de nuestro país y nos comparan con Venezuela, el diputado afirmó: “Hay una analogía entre los préstamos que el FMI y los fondos de inversión le otorgaron a Argentina, sabiendo que no estaba en condiciones de afrontar las devoluciones de capital e intereses esperadas en el corto plazo y los préstamos que el Banco Nación, bajo la gestión de Macri, le otorgó a la empresa Vicentín. Cuando se presta a un deudor incapaz de hacer frente a sus obligaciones, como mínimo, hay falta de debida diligencia y como máximo, hay colusión en desmedro de los intereses nacionales, en ambos casos mencionados: en el caso del FMI y los fondos de inversión que prestaron a Argentina a sabiendas de su incapacidad de pago, afectando nuestra soberanía, y en el caso de Banco Nación – Vicentín, comprometiendo recursos del Banco, que es un banco estatal, para concentrar gran capital público en un solo deudor”.
Fernández Patri también cuestionó las declaraciones del Diputado Buryaile, quien sostuvo que la seguridad alimentaria no supone “una estatización”, al tiempo que se preguntó “¿quién va a poner la plata?”. “Quisiera recordarle al ex ministro y actual diputado, Ricardo Buryaile, que la plata ya la puso el Estado, cuando a través del Banco Nación bajo la gestión Macri, otorgó más de 18 mil millones de pesos a una empresa que estaba en cesación de pagos”.
Finalmente, el diputado valoró la decisión del Presidente de “rescatar a la empresa en favor de la economía argentina y de una parte de la economía que tiene particular relevancia como es el mercado de granos y de cereales. Como dijo el Ministro y amigo Luis Basterra, Queremos que la empresa siga funcionando, que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo y que los pequeños productores puedan seguir vendiendo lo que producen, además de fortalecer una industria estratégica para un país productor de alimentos como lo es la Argentina”.