Compartir

La -Dirección de Derechos del Consumidor, Usuario y Contribuyente, Relaciones de Consumo-, de la Defensoría del Pueblo , corrió traslado de una formal presentación efectuada por ante el Organismo de la Constitución por parte del Secretario de Finanzas de la UTA (Unión Tranviario Automotor Seccional Formosa), quien denunció por incumplimiento de las normativas legales y convencionales a la empresa San José S.A “Ciudad de Formosa, por la deficiencia en la prestación del servicio público de pasajeros, dado que las unidades con las que se prestan actualmente el servicio se encuentran en pésimas condiciones de transitabilidad, “existiendo actualmente un caos en la conducción de la firma” Sic.

El Ombudsman Provincial, Dr. José Leonardo Gialluca, señaló que la denuncia recepcionada hace mención a una, “conducta desleal de los empresarios e inseguridad en la prestación del servicio”, toda vez que los mismos vulneran injustificadamente normativas laborales y el Convenio Colectivo de Trabajo, siendo que el 20% aproximadamente de la planta del personal es contratado por 3 meses y a quienes no se les renueva el contrato y vuelven a contratar por el mismo periodo, vulnerando normativas laborales vigentes también al no abonar los salarios en tiempo y forma y conforme  a la escala salarial vigente. Por otro lado denunciaron también que los integrantes de la Comisión Directiva no reciben sus haberes desde el mes de septiembre de 2015 hasta la fecha, más aguinaldo, vacaciones, aportes previsionales, sociales, presentismo, viáticos, tome y deje, cuotas alimentarias reguladas judicialmente en algunos casos, todo lo cual llevo a formular los reclamos respectivos ante la Subsecretaria de Trabajo, Justicia y Culto, sin obtener resultado alguno. Por otro lado, “crean condiciones indignas e inhumanas de trabajo, despiden en forma intempestiva e injustificada a los trabajadores, vulnerando compromisos contraídos con anterioridad, concluyendo la UTA a través del Sr. Enciso Andrés, Secretario de Finanzas que , “en los últimos años la empresas no tiene mando ni conducción, existiendo únicamente el interés de recaudar diariamente sin realizar las inversiones necesarias para el mantenimiento y mejoramiento de las unidades de transporte, reinando una desorganización, desconcierto y anarquía empresarial”.

Ante ello, en nombre y representación de la universalidad de usuarios del transporte urbano de pasajeros, la Defensoría del Pueblo interviene en el caso en resguardo de un servicio que debe reunir principalmente las características de eficiencia en todas sus líneas y una cobertura integral de los diferentes barrios cada vez más alejados que necesitan el servicio en nuestra ciudad capital.