Compartir

Con atenciones multidisciplinarias y la asistencia diaria de los requerimientos que se presentan.

El director del centro de salud del barrio 8 de Octubre, doctor Marcelo Silva, quien se encuentra a cargo de dos Centro de Atención Sanitaria (CAS), donde se alojan pacientes positivos a COVID 19, habló del trabajo integral que el equipo de salud lleva adelante, junto a otras esferas gubernamentales, para dar a estas personas la asistencia y las atenciones necesarias durante el periodo de aislamiento establecido.

El funcionario, encabeza los equipos de salud que monitorean a los pacientes que se encuentran en la EPEP Nº 496 “Pablo Pizzurno” del barrio Parque Urbano y de la EPEP Nº 518 “Gob. Vicente Joga” del barrio Simón Bolívar, dos de los 41 que están funcionando en la ciudad capital. Actualmente, entre ambas instituciones, suman aproximadamente 95 personas que diariamente reciben allí múltiples atenciones de salud.

Comentó que el trabajo es mancomunado entre las distintas instituciones gubernamentales: del Ministerio de Desarrollo Humano, del Ministerio de Gobierno, del Ministerio de la Comunidad, de las fuerzas de seguridad y de otras, que se suman para “dar lo mejor a los pacientes en este momento difícil que les toca atravesar a causa de la enfermedad”.

“La persona que da resultado positivo a coronavirus, es registrada y derivada a un CAS, donde se le da un lugar acondicionado para tal fin que cuenta con una  habitación con cama, sábanas, otros mobiliarios, elementos de limpieza e higiene personal. Se les dan las 4 comidas básicas diarias y todo lo indispensable para que estén lo más cómodos posible, durante los 10 días que deben permanecer en aislamiento”, describió y añadió que además, al llegar “se le hace una evaluación completa para ver como está su estado en general”.

Sobre los equipos de salud que tienen a su cargo los controles, mencionó que son multidisciplinarios, “es decir que están conformados por profesionales: médicos, enfermeros, psicólogos, nutricionistas y de otras especialidades que requieren los pacientes según cada necesidad de salud”.

Seguimiento

Refirió que los controles de salud se hacen diariamente y, de ser necesario, dos veces al día “según lo determina el monitoreo de signos vitales: presión arterial, temperatura, saturación de oxígeno”. Algo muy importante “sobre todo en los que tienen patologías previas, como los hipertensos, diabéticos, personas con sobrepeso u obesidad, con problemas respiratorios, EPOC, problemas metabólicos y cualquier otra enfermedad de base sobre las que debemos acentuar los controles”.

Dio como ejemplo de la intervención conjunta que, los especialistas en nutrición determinan la dieta que debe recibir cada uno de estos pacientes de riesgo y revisan las comidas que se les da a diario. “La alimentación tiene un papel clave en ellos”. Mientras que los psicólogos, hacen el seguimiento de la salud mental de los pacientes.

Sobre lo anterior afirmó que la contención psicológica y emocional “es fundamental” porque estar en la condición de aislamiento “es complicado para el paciente, aunque es por el bien propio, de la familia y de la comunidad, para evitar los contagios. Entonces, los psicólogos se encargan de eso, de ayudarlos a manejar la ansiedad, la preocupación y de canalizar todas esas cuestiones durante este periodo”.

En tanto, si el paciente requiere estudios complementarios, como ser análisis de laboratorio, radiografía, ecografía, electrocardiograma u otros “los especialistas van hasta los CAS, con los equipos móviles necesarios para hacerlos ahí, sin tener que movilizar al paciente hacia otro lugar”.

“Este seguimiento es esencial”, señaló, porque las condiciones clínicas, más los estudios complementarios “nos dan por ejemplo los parámetros para indicar cuando es necesario, la aplicación del tratamiento con suero equino hiperinmune”.

Al respecto dijo que en estos casos, se traslada al paciente en ambulancia al hospital correspondiente donde se le administra el suero y luego se lo lleva nuevamente al CAS; y a las 48 hs se repite nuevamente con la siguiente dosis.

Destacó que dicha terapia da muy buenos resultados en la mayoría de los casos. “Por un lado acorta la internación en los CAS y también previene las complicaciones, hospitalizaciones, que la enfermedad evolucione a una forma más grave y que el paciente tenga que ingresar a una terapia intensiva con respirador”.