Ingreso en el Senado proyecto de ley por tarifa eléctrica diferenciada

Compartir

Propiciado por los senadores del justicialismo formoseño, José Mayans y María Teresa González, ingreso este miércoles en el Senado de la Nación, el proyecto de ley promoviendo una tarifa de energía eléctrica diferenciada para regiones como el NEA donde se encuentra nuestra provincia.

Los parlamentarios formoseños junto a su par chubutense, Juan Mario Pais, buscan “generar las condiciones que equilibren razonablemente la situación de los usuarios residenciales del servicio eléctrico del país, que al no gozar del servicio de gas por redes deben afrontar las necesidades básicas de calefacción, refrigeración, cocción de alimentos, con un uso intensivo del recurso eléctrico”.

Aluden al “serio perjuicio de la región a partir de lo establecido en la resolución 6/2016 del ministerio de Energía de la Nación que hizo que de diciembre de 2015 a mismo mes de 2017 la energía se haya incrementado de un 4 a 7 veces su valor”.

Es así que a través del instrumento legal pretenden se fije una “tarifa diferencial y con cero pesos de cargo para los primeros 500 kvh/mes de consumo de energía eléctrica para aquellos usuarios residenciales de todo el país que se vean imposibilitados de acceder por conexión a una red domiciliaria de gas natural”. Se aclara que “la imposibilidad de conectividad por parte del usuario residencial podrá estar causada por ausencia de una red troncal o, existiendo esta, la inexistencia de una red de distribución que la habilite para la conexión  domiciliaria de manera efectiva”.

Asimismo, busca que de manera escalonada “todos los usuarios residenciales comprendidos en esta ley abonaran los consumos excedentes a los 500 kv/h de acuerdo a un escalador porcentual sobre el precio de facturación fijado por la autoridad competente de cada jurisdicción, de acuerdo a lo siguiente: el 20% para el año 2018, el 40% para el año 2019, el 60% para el año 2020, el 80% para el año 2021 y el 100% para el año 2022”.

Otro aspecto subrayado en los fundamentos reside en advertirse la “marcada desventaja en que se encuentran regiones del país como el NEA (se incluye la misma Patagonia) y su no acceso al gas natural, planteándose atender esta situación para así no seguir acrecentando la disparidad socioeconómicas y en consecuente empobrecimiento de su población, del cual sería difícil volver”.