Compartir

POR VIDEOCONFERENCIA

El primer mandatario participó del acto de entrega de 40 viviendas en Siete Palmas, donde afirmó que “hoy hay un solo camino, defender la vida”

El gobernador de Formosa Gildo Insfrán participó este miércoles por la mañana del acto de entrega de 40 viviendas en la localidad de Siete Palmas, a través de videoconferencia por la pandemia de coronavirus, durante el cual ratificó las medidas sanitarias adoptadas en la provincia, desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, ya que  “el único interés es salvar vidas y evitar el impacto de esta pandemia mundial”.

El primer mandatario, desde su despacho de la Casa de Gobierno, dirigió su discurso, donde en un primer término saludó a las 40 familias adjudicatarias, a quienes les dijo: “Toda mi estima y gratitud de siempre, mi mayor deseo hubiera sido estar compartiendo con ustedes este importantísimo acto”.

Allí, puntualizó que se trata de un acto de amor, “por la trascendencia extraordinaria porque es el lugar donde 40 familias de Siete Palmas resuelven sus problemas habitacionales”, para al mismo tiempo hacer notar que entre las autoridades presentes en la localidad del departamento Pilcomayo se encontrada el diputado provincial Roberto Vizcaíno, por quien dijo: “Él está representando a los pobladores de Ramón Lista, que junto a ustedes, el oeste y el noreste formoseño se dan un abrazo de amor”.

Y siguió: “Ese abrazo de amor que está plasmado con esas aguas que recibimos del desborde del río Pilcomayo que forma el Bañado La Estrella mediante la obra hidrovial de la RP Nº 28, y El Porteño que abastece de agua a toda esa zona. También la reactivación del Riacho He Hé, todas estas obras tienen un significado netamente de amor porque resuelve el problema de vieja data y más aún cobra relevancia por el momento que estamos viviendo”.

Justamente, al referirse a la profunda sequía en todo el territorio provincial, en el país y en vastas regiones del continente sudamericano, “sin embargo en Formosa podemos garantizar gracias a la prevención de estas obras, el mantenimiento de la provisión de agua potable, agua dulce para nuestra gente”.

Seguidamente, se refirió al contexto de la pandemia al asegurar que “estamos viviendo los argentinos y el mundo entero momentos difíciles, para muchos incomprensibles; pero para quien les habla la situación es muy clara: hoy hay un solo camino defender la vida”, mientras que “para aquellos que erróneamente piensan en procesos electorales con aptitudes negacionistas y quieren llevar agua para su molino les pido que recapaciten”, exhortó el titular del PEP.

Luego, de manera categórica, sostuvo que las medidas que se toman desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 “son todas medidas sanitarias, ninguna son medidas de tinte partidaria ni nada por el estilo. El único interés es salvar vidas y evitar el impacto de esta pandemia, que afecta al mundo, porque debemos mirar lo que pasa en nuestro país, o también ver hoy lo que pasa en esta región del continente. También las noticias que recibimos de países lejanos, donde ya había pasado el virus y volvieron a reinfectarse, para de esa manera poder poner en valor lo que se está haciendo en Formosa”.

“Por eso les pido que recapaciten”, exhortó, marcando que entiende que para algunos “pueden ser desagradables porque queremos llevar una vida absolutamente normal, y créanme que dentro de todos los males que están ocurriendo a causa de esta pandemia en Formosa llevamos casi prácticamente una vida normal”. “Tenemos algunas restricciones para ir protegiéndonos porque es lógico, pero yo quisiera que tomen conciencia de lo que está pasando”, continuó.

Allí, describió las consecuencias de la pandemia como ser “lugares donde el servicio de salud ha colapsado, cuando vemos la cantidad de muertos y que ya se ha naturalizado esa situación. También cuando vemos fosas comunes para nuestros difuntos, o que ya no hay camas y son atendidos en una silla y donde los trabajadores de la salud están haciendo hasta lo imposible”, pero que frente a la actitud negacionista de aquellos que niegan la realidad “es un problema sociológico”. “Porque, lógico, no podemos dar una respuesta desde el punto de vista sanitario ni social, sino que es un problema sociológico”, se explayó.

Finalmente, el gobernador Insfrán les envió un mensaje a las 40 familias que alcanzaron el sueño de la casa propia en Siete Palmas: “Para ustedes el cariño de siempre, mi deseo es que disfruten de su nuevo espacio”,  recordando que el lugar donde se construyó el nuevo núcleo habitacional por parte del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) era antiguamente la chacra de un hombre que vivía en frente antes de llegar al puente Paredes, “si es así, hoy su chacra está convertida en viviendas para albergar 40 familias de Siete Palmas… hasta siempre, muchas gracias”.