Insfran presidio acto donde unos 800 uniformados acceden al rango inmediato superior

Compartir

El gobernador Gildo Insfran presidio este viernes la ceremonia de entrega de las insignias de ascenso a unos 800 de efectivos de la Policía de la provincia, renovando así el cumplimiento irrestricto a la carrera policial. Entre los ascendidos de la víspera y los que días atrás se sumaron a la fuerza tras superar el riguroso proceso de formación, algunos como Oficiales ayudantes y Técnicos superiores en Seguridad Pública, y otros como agentes, se cuentan en cerca de dos millar los efectivos que han tenido el reconocimiento y efectivo respeto a la carrera policial por parte del estado provincial. Incluso implica un número superlativo de recursos humanos que se sumaron a la labor policial en pos de reasegurar la seguridad pública a la ciudadanía formoseña.

La ceremonia de ascenso se desarrollo en horas de la tardes en el polideportivo “28 de Mayo” donde el primer mandatario junto al presidente provisional de la Legislatura Armando Cabrera, el intendente Jorge Jofre, el  Jefe de Gabinete, Antonio Ferreira y el ministro de Gobierno, Jorge Abel González, donde tras las bendiciones de insignias que luego recibirían los ascendidos, se dieron detalles acerca de los fundamentos de sendos decretos del PEP disponiendo la promoción al grado inmediato superior de los 787 efectivos policiales, 266 en la escala Superior y 521 en la de Suboficiales.

El ministro González destaco la implicancia del acto donde “una vez más se estaba dando cumplimiento a la decisión política del gobernador Insfran en brindar la igualdad de oportunidades, en este caso con los casi 800 efectivos policiales ascendidos”.

Revelo que “este ascenso es producto de un minucioso análisis de todos los años que cada personal policial permaneció en la jerarquía, donde se evaluó su compromiso y contracción en el servicio, su responsabilidad en todo este tiempo”, labor esta que indico lo realizan las juntas de clasificación de manera exhaustiva, además de la observancia ineludible de cada efectivo en cumplir y aprobar los cursos y rigurosos exámenes.
Marco el valor particular de la labor policial, que considero ameritaba tener real conciencia de lo “profundo” de la perspectiva de la persona con la labor que desempeña en la cotidianeidad, dado que cuando cada personal va a trabajar expresa: “Me voy a prestar servicios”.
Pondero asimismo que poder estar cumpliendo con este proceso de ascenso es porque existen los mecanismos que nos permitieron a los formoseños prever y anticipar que tengamos los recursos suficientes para poder brindar esta satisfacción en cumplimiento de la labor que han realizado”.
Enfatizo el ministro que “esto no fue producto de la casualidad, sino pura y exclusivamente, producto de una administración provincial que maneja sus recursos con absoluta transparencia y orden. Esto no fue mágico, sino acción y decisión política”.
El jefe policial, comisario general Ángel Insfran, subrayo que” estábamos en un acto de pleno reconocimiento al compromiso, disciplina y respeto a la carrera policial”, además de que implicaba la culminación a una “valoración previa al compromiso con el servicio”.
Pondero la decisión política del gobernador Gildo Insfran de no escatimar inversiones a favor de la “eficiencia a favor de la seguridad ciudadana, direccionando recursos propios a la jerarquización de los cuadros policiales, un permanente refuerzo en dotar de medios móviles, logísticos y tecnológicos para tener una fuerza policial dinámica y a la vanguardia, para estar siempre un paso delante de lo delictual”.
Ascensos

 

En la ceremonia se hizo entrega de insignias que acreditan el paso a la nueva jerarquía, totalizando 786 efectivos. En el caso del escalafón superior integraron 266 los ascendidos, cuatro a comisario mayor y once a comisario inspector. A estos se le sumaron dentro del escalafón superior un total de 31 comisarios ascendidos, además de 49 sub-comisarios, 49 oficiales principales, 57 oficiales inspectores y 65 oficiales subinspectores.

Los promovidos en el escalafón subalterno fueron un global de 521 efectivos, de ellos 62 suboficiales mayor, 9 suboficiales principales, 15 sargentos ayudantes, 11 sargentos primeros, 38 sargentos, 273 cabos primeros y 112 cabos