Compartir

El paso del gobernador Gildo Insfran por Potrero Norte excedió mucho más allá del operativo solidario, ya que puso en marcha la obra para una escuela primaria y un jardín de infantes, además de recorrer chacras de paipperos donde aprecio la “transformación productiva” generada a partir de un acentuado proceso de diversificación.

El gobernador también rubrico el acta inicio de obras para la construcción de la Escuela Primaria 104 “Félix Moyano” y Jardín de Infantes 26 en Potrero Norte, en el marco de un alborozo general de los lugareños.

Ya centrado en lo productivo, refirió a las criticas “porque disminuyo el área de siembra del algodón”, para aclarar que “el desafío del gobierno fue dejar atrás el monocultivo del textil y entrar en la diversificación productiva”, subrayando que “en pequeñas superficies van a rendir mucho mas económicamente, además trabaja la familia y se genera pleno empleo”.

Pidió a “Karai Octubre” que ayude y haga llover, ya que en su visita a la zona aprecio mucho suelo preparado, pero no están sembrando porque falta la humedad. Acompaño a familias paipperas, entre ellas dos docentes que “orgullosas estamos mostrando nuestra gran producción de zapallo”, que fue uno de los muchos ejemplos de una zona que ha modificado su estructura agrícola.

Dejo en claro Insfran que “el algodón no es un problema de Formosa. Miren lo que pasa en el Chaco, donde una industria del tejido esta suspendiendo a todos sus empleados porque no hay materia prima. Es que los precios internacionales no da para sembrar algodón”. Insistió que la estrategia ante este tipo de contextos es que se decidió “no poner todos los huevos en una sola canasta, diversifiquemos. Pusimos los huevos en distintas canastas y está dando resultado y el campo reverdeciendo”.

“Cuando el algodón venía bien, el problema era el precio muy bajo. Te decían que no era de buena calidad la fibra y otras cosas, todo para pagar menos y las ansias de progreso del productor quedaban en el camino”, evoco, como también los procesos tecnológicos que se debieron implementar como el sistema de surco estrecho y las maquinarias para la cosecha.

Sucinto expuso que relataba todo esto a partir de que “hay algunos que hablan y siquiera cruzaron una chacra para cortar camino, pero ignoran los cambios tecnológicos que se fueron dado, sobre todo en los pequeños productores, quienes accedieron a esta modernización porque el estado los asistió, de otra forma no podrían alcanzar la tecnología”.

La luz

Recordó Insfran que fue en Potrero Norte donde en su momento anunciara la pavimentación de la ruta 23, y dijo que ante escépticos que dudaban,” la única verdad es la realidad: La ruta esta y también el acceso”.

Expuso que en aquel momento se le acerco un grupo de paipperos de la colonia cercana de Rincón Ñandú que “me dijeron que no tenían luz, pero también llego la energía eléctrica allí. Ahora me dicen los de El Cuatí que quieren la luz, y esa comunidad esta mas lejos, a 20 kilómetros”, de ahí que les señalara que se está gestionando un crédito para llegar con electrificación rural a las zonas que aun no cuentan con el servicio.

Incluso les clarifico a los lugareños que en esa zona una cooperativa tiene a su cargo la prestación del servicio, pero que están incapacitadas de hacer inversiones como la que se requieren, aunque confió que la entidad comprenderá que el gobierno se haga cargo de los trabajos y así poder llegar con el servicio a más familias rurales.