Compartir

La subsecretaria de Obras y Servicios Públicos, arquitecta María Teresa González, quien estará reemplazando en el Senado de la Nación a la renunciante Graciela De la Rosa que paso a ocupar un lugar en la Sindicatura General de la Nación, expuso el “orgullo” de la nueva función y los desafíos que ello implicara.

Sus declaraciones fueron hechas este viernes en la comunidad rural de La Floresta, donde justamente a su

habitualidad en explicar los detalles técnicos y bondades de las obras públicas ejecutadas en la provincia, como las que ayer inaugurara el gobernador Insfran en esa zona, en este caso lo adicionado estuvo en sus primeras reflexiones acerca de su nueva función como senadora nacional que en pocos días más pasara a desempeñar.

Expuso el “enorme desafío” que implica ocupar una banca en la Cámara Alta de la Nación, y que se trataba de un “inmenso honor”. Confiaba en “estar a la altura de las circunstancias al estar reemplazando a una gran compañera como lo es la licenciada Graciela De la Rosa, quien cumplió de una manera extraordinaria su carrera legislativa y paso a ocupar un cargo relevante en la Auditoria General de la Nación”.

Sostuvo que “mi compromiso es con todo el pueblo formoseño, y desde ya que pondré todo de mi en defensa de la doctrina y los valores sociales, por supuesto trabajando por políticas inclusivas y para todos”.

Expuso finalmente que no se sabe con certeza si el Senado sesionara el próximo miércoles, pero si ocurriera, seria en esa oportunidad donde estaría incorporándose de manera oficial al seno de la Cámara Alta”.