LAFORMED S.A. sigue firme en la producción de repelente y alcohol en gel

Compartir

El equipo especializado de LAFORMED S.A., encabezado por el contador y presidente del Directorio, Mauricio Aranda, acompañado por la médica Isabel Casadei y Débora Radovancich, brindaron detalles acerca de la producción de repelente y alcohol en gel en estos tiempos de prevención de dengue y coronavirus.

Desde el 2002, la empresa formoseña elabora distintos medicamentos y productos que se distribuyen a la comunidad y el sector de la salud pública de acorde a la demanda de los mismos.

“Es un momento muy importante para poder mostrar lo que hace LAFORMED y poder colaborar con el sistema de salud público, mas en esta situación con el dengue y ahora el coronavirus”, sostuvo.

Y aclaró: “Pero también es la época en la que comienza la gripe normal, que tiene las mismas recomendaciones para protegerse que el coronavirus. Si aprendemos a cuidarnos con la gripe común nos ocupamos del coronavirus al mismo tiempo”.

En ese sentido, aseguró que desde la empresa que preside, cuentan con la capacidad productiva para afrontar este contexto.

“Desde principio de año nosotros nos preparamos para esta época y tratamos de tener la capacidad de poder responder a la creciente demanda y traer tranquilidad también a la salud pública formoseña”, indicó.

Y siguió: “Esta vez nos vemos un poco rebasados por todo, porque se creó como una psicosis, pero ya con anticipación empezamos a ver si podíamos reservar y poder trabajar con nuestros proveedores para tener todos los insumos y elementos que necesitamos para elaborar tanto el alcohol en gel como el repelente”.

Por su parte, Casadei, confirmó que todo el personal del laboratorio está abocado a la elaboración del repelente y el alcohol en gel, que son la prioridad, pero sin dejar de lado la nutrición parenteral, que se provee al sector de neonatología y pediatría del Hospital de la Madre y el Niño, Hospital Central y Hospital de Alta Complejidad.

Débora Radovancich, explicó el proceso de elaboración y distribución de los productos.

“En lo que tenemos a cargo en la parte de biotecnología dentro de LAFORMED son la fabricación de estos repelentes, insecticidas y larvicidas, trabajamos en llevar adelante el proceso con la calidad y seguridad oportuna y una vez que el producto está disponible es el Ministerio de desarrollo humano, a través de la brigada, que se encarga de la parte logística de repartición”, relató.

Respecto a la materia prima utilizada para la fabricación del repelente, la especialista aseveró que es de una formulación química, que consiste en una loción a base de un principio activo mundialmente, que tiene una acción muy efectiva para repeler al mosquito. Pero que hacen un seguimiento continuo en la formulación porque los propios vectores que se combaten van adquiriendo resistencia.

“Está indicado y hay una recomendación de la OMS, de uso para niños mayores de 2 años, no se encontró contraindicaciones pero tiene que ser un uso adecuado. Y repelentes basados en aceites esenciales para los niños menores”, advirtió.

Además, la profesional argumentó que el insecticida ambiental se elabora a partir de un principio activo autorizado por salud pública, luego se lo acompaña con humectantes que forman parte de cualquier insecticida pero en este caso eligen todo lo que sea de naturaleza alimentaria o farmacéutica.

“Tenemos que acordarnos del uso seguro, es un insecticida que está hecho para combatir al vector pero no a nosotros ni a nuestros animales, entonces cuando se hace la fumigación tenemos que tener esa prevención. Si bien no tiene trastornos patológicos severos pero la reacción alérgica puede aparecer, porque no está indicado para nosotros”, resaltó.

Y se refirió al larvicida como el producto “más indicado” para la prevención porque se utilizan en los criaderos, no en personas ni ambiente, lo que conlleva a que no exista la presencia del mosquito.

“Entonces el uso cotidiano de este producto más el hábito que tendríamos que tener todos de limpieza, es lo imprescindible para combatir al vector”, expresó.

Por último, el contador Aranda, expuso el funcionamiento del laboratorio público.

“Nosotros tenemos dos clientes principales, uno es el Ministerio de desarrollo humano, con el cual trabajamos para repartir los repelentes e insecticidas, la brigada sanitaria es la encargada de retirarlos y proceder a la distribución”, reiteró.

Y agregó: “En el caso del alcohol en gel y los demás medicamentos e insumos médicos que fabricamos, trabajamos con la unidad de compras de productos e insumos medicinales, que son los encargados de adquirir nuestros productos a través de contrataciones, los entregamos y distribuyen de acuerdo a la necesidad que existen en los centros de salud o diferentes lugares que necesite la provincia”.

También, contó que forman parte de una Agencia Nacional que nuclea a todos los laboratorios públicos del país, con los que mantienen reuniones periódicas de coordinación para producir de acuerdo a los lugares y necesidades de la población.

Y que cuentan con un amplio listado de elaboración de atención primaria, como con constantes capacitaciones para todo el personal y la renovación de la tecnología que exige la misma normativa.

“A nivel país somos el único laboratorio de elaboración publica que tiene un establecimiento sanitario y que elaboramos los productos que necesita la brigada sanitaria para poder combatir el dengue y con un laboratorio de biotecnología”, remarcó Aranda.

Y concluyó: “Ahora estamos trabajando con varios proyectos para renovar los equipamientos de las áreas en las cuales tenemos mayor producción, trabajando con el gobierno provincial”.