Las actividades habilitadas tendrán su propio protocolo pero deberán cumplir medidas de higiene generales

Compartir

El director de Epidemiología y del Hospital Central, Mario Romero Bruno, se refirió a las normas de seguridad e higiene que deberán cumplir los lavaderos de autos y los centros de estética, habilitados por las nuevas excepciones del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.

Durante la 86° conferencia de prensa de dicho organismo, el médico explicó que las nuevas actividades que podrán desarrollarse en el contexto de emergencia sanitaria, están establecidas en base a un protocolo específico.
«El cumplimiento del protocolo forma parte de los controles que se van a hacer y de continuar o no con esa actividad, si no lo cumplen. Además, hay medidas sancionatorias establecidas por el Código de Faltas», indicó.

Del mismo modo, las actividades que serán habilitadas más adelante, tendrán un protocolo preciso que será evaluado por el Consejo de Emergencia.

Al margen de esta situación, todos los servicios que están contemplados por las excepciones deberán ejecutar las medidas generales de higiene y seguridad que son obligatorias en todos los rubros.

«Tenemos que mantener primero la seguridad, que hace al distanciamiento, el uso del barbijo, el lavado y la accesibilidad a la utilización de alcohol en gel. Todas estas medidas van a estar presentes de forma general a todos los protocolos que ya se habilitaron y los que se seguirán habilitando», señaló el especialista.

Y continuó: «Hay que evitar la aglomeración, se deben dar turnos programados, establecer espacios que permitan el distanciamiento, una cantidad de personas que no superen las diez en cualquier lugar.»

Además, Romero Bruno detalló que algunas actividades más precisas tendrán protocolos de desinfección posterior a la utilización de algunos elementos claves; y para ello, utilizarán alcohol al 70% y lavandina diluida.

«Esto va a ser básico tanto para el que presta el servicio como para el que recibe, siempre en la misma línea de dar seguridad y garantizar la menor transmisión de cualquier tipo de enfermedad, en especial coronavirus», aclaró.

«Tenemos que estar atentos y no dar cantada la victoria»

Por otro lado, Romero Bruno se refirió a la situación actual de los países limítrofes y las provincias vecinas de Formosa y a respecto, detalló que Brasil, Chile y Perú son los países más afectados «en el transcurso de estos cinco meses que empezó a desarrollarse el virus en China».

En Argentina, hay 774 casos nuevos al domingo notificado por el Ministerio de Salud de la Nación, lo que hace un total de 22.794 afectados, 670 fallecidos, 7.305 personas que fueron dadas de alta, «casi la mitad de los casos nuevos»; y 14.819 en curso.

«Es importante resaltar que cuando demos información de casos que se curan y aparezcan menos casos en el país y en la región, estaremos hablando de un futuro prometedor y más seguro con respecto a esta situación», remarcó el especialista.

Por su parte, Brasil tuvo 15.486 casos nuevos lo que suma un total de 691.962 infectados; Chile sumó 6.405 positivos, totalizando 134.150 casos y un fallecido por minuto; Bolivia, detectó 285 diagnósticos para COVID con 13.643 afectados; y Paraguay ascendió 45 y totalizó 1.135 pacientes.

«Nuestra provincia está cerca del virus por los países que nos rodean como Bolivia, al norte de Jujuy y Salta; Brasil haciendo presión sobre Misiones y Paraguay que es el país que en el límite Norte y Este es nuestro principal contacto», aseveró Romero Bruno.

Respecto a la región NEA del país, Corrientes mantiene los 96 casos; Misiones sumó 3 más con 36 afectados en total; y Chaco 18, lo que hace un total de 1035 infectados, el número más alto de la zona. Por su parte, Jujuy siguió con 6 y Salta detectó uno más y totalizó 16 pacientes.

«Formosa se mantiene sin casos hasta la fecha y es lo que debemos defender y valorar entre todos.Tenemos que estar atentos y no dar cantada la victoria. Todas estas nuevas medidas que se están adoptando dependen mucho de cómo nos comportemos a nivel individual y comunitario, hay una gran responsabilidad social e individual», observó.

Y agregó:»Ya hemos sumado hábitos que los hacemos automáticos, como el lavado de manos o la aplicación de alcohol en gel; la utilización del codo para estornudar; evitar llevarnos las manos a la nariz, los ojos; el hábito de distanciarnos por lo menos dos metros y aprender a usar el barbijo».

Romero Bruno concluyó con que ésas son las medidas que se deben fortalecer de manera individual para avanzar en excepciones de acuerdo a la situación epidemiológica que atraviese la región.