Compartir

Esta semana se dictaron talleres en los barrios Villa del Carmen, Eva Perón, San Juan Bautista y otros.

Evitar la presencia del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, chikungunya y zika, es la estrategia más eficaz para prevenir estas tres enfermedades. Para ello, se requiere del acompañamiento de la comunidad toda y, en ese marco, desde la cartera sanitaria formoseña se enseñan en las escuelas sencillas medidas que se deben mantener en el hogar.

Esta semana por medio de charlas-talleres con alumnos de distintas edades y jardineritos, se abordaron temáticas preventivas y se enseñaron simples cuidados a poner en práctica en el hogar, como parte de una programación que se repite todas las semanas en distintos barrios a cargo de profesionales del Ministerio de Desarrollo Humano provincial.

Esta semana los mismos tuvieron lugar en la Escuela primaria N° 333 “República Oriental del Uruguay” del barrio Villa del Carmen, en donde se contó con la participaron de alumnos junto con docentes. Al igual que en la Escuela primaria N° 407 del barrio San Juan Bautista; y en el Jardín de Infantes N° 7 “María Teresa de Calcuta” del barrio Eva Perón.

Desde la cartera sanitaria formoseña explicaron que en cada uno de los encuentros con los niños “se habla de forma didáctica, se proyectan videos y se entregan materiales que informan sobre cómo podemos aportar desde la comunidad toda en la prevención de las enfermedades de dengue, chikungunya y zika”.

“Esto es posible –aseguraron– eliminando al mosquito vector, que es el Aedes aegypti. Entonces, se trabaja con los niños enseñando y recordando aquellos hábitos a mantener a diario en el hogar, de manera que después comenten con su familia las formas que existen para evitar que este insecto se reproduzca en nuestras casas”.

Cuidados en las casas

Los profesionales enseñan a los niños que el mosquito vector de las enfermedades no se encuentra en ríos, riachos, lagunas u lugares con agua sucia, sino que por el contrario se reproduce en sitios en donde se acumula agua limpia, quieta y con sombra cerca de las casas.

En esa línea, se recuerda en todo momento la necesidad de instaurar en los hogares sencillas prácticas cotidianas que apunten a eliminar o desechar todos los objetos que puedan contener o acumular lluvia de agua o que se riega en los patios.

Se deben limpiar cacharros, planteros, baldes y otros cada dos días. Además, se deben tapar bien las cisternas y aljibes; las canaletas y los bebederos de los animales también son muy peligrosos, debemos tener mucho cuidado y descacharrizarlos cada dos días.