Compartir

Con miras al 5 de marzo, día en que los escolares volverán a las aulas, este lunes regresaron a los establecimientos educativos más de 18 mil docentes en toda la provincia, quienes trabajarán para cumplimentar el período de exámenes y en el esquema organizativo de inicio de clases.

El ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, indicó que «este lunes 19 se presentaron los docentes, activándose la escuela de nuevo, preparando todo para que lleguen los alumnos».

Asimismo, hizo mención a la entrega de guardapolvos, zapatillas y útiles escolares que todos los años realiza el Gobierno provincial, destacando que «son más de 120 mil los guardapolvos que se van a entregar a todos los estudiantes y docentes, más zapatillas para los más chicos y útiles escolares para Inicial, Primaria y Secundaria, además de las modalidades».

Remarcó que «con este programa, nuestro Gobierno busca la equidad. Esto es parte de nuestra filosofía política, creemos que debe ser así y se hacen todos los esfuerzos aún en los momentos económicos más difíciles para que los niños en su primer día de clases tengan todo lo necesario», valorizando además los acuerdos que todos los años materializa el Estado provincial con librerías, comercios e industrias de indumentaria y zapatos que permiten ofrecer la canasta escolar con ofertas y variedad de artículos.

Respecto de las nuevas obras de escuelas a inaugurar, el ministro Zorrilla señaló que «hay varias en agenda que ya están listas para habilitar».

Finalmente, consultado sobre la labor de los docentes en el oeste formoseño, donde aún en la emergencia por la crecida del río Pilcomayo se trabaja en el inicio de clases. «Hay que destacar el compromiso de nuestros docentes en el oeste porque antes de haber terminado las vacaciones ya se presentaron, cuando la situación empezaba a ponerse complicada», resaltó, subrayando que «estaban todos los directores sosteniendo el apoyo a los chicos en el comedor escolar».

«Ahora que se produjo la evacuación de varios lugares, los maestros estuvieron en las escuelas acompañando a los chicos mientras los padres hacían otras tareas. Y por supuesto el comedor, que nunca dejó de funcionar. Al contrario, lo estamos reforzando porque entendemos que en estas situaciones de emergencia es necesario reforzar la parte nutricional», remarcó por último.