Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Formosa, se consideró que la autorización otorgada por el Banco Central (BCRA) que habilita la instalación de cajeros automáticos por parte de entidades no bancarias, debe ser aprovechada por los hipermercados locales y extranjeros tanto de nuestra capital como del interior de la provincia, asi como también las importantes estaciones de servicio y comercio diseminados en toda nuestra geografía que permitirá que los vecinos de cada ciudad o localidad puedan utilizar a estos cajeros automáticos no bancarios para realizar todo tipo de transacción y de esta manera ganar no solamente en tiempo, sino también en comodidades ya que en la actualidad desde los planes sociales, pasando por el cobro de haberes tanto de activos como de jubilados se concreta mediante estos instrumentos.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca, alentó a los propietarios y responsables de nuestro mercado local a que realicen las gestiones necesarias para poner estos dispositivos en sus negocios y así podrán recargarlos con los billetes de su propia recaudación, lo cual evidentemente también le traerá aparejado, “beneficios directos e indirectos a quienes tengan la visión de concretar estas operaciones, lo cual implica que no se modifica ningún aspecto del régimen vigente para la red de cajeros bancarios ni tampoco las disposiciones para su uso por parte de los clientes, sino que con buen criterio el BCRA ha entendido y comprendido que la red de cajeros  automáticos existentes en las entidades financieras no dan abasto y no tienen la penetración necesaria sobre todo en provincias como la nuestra o del norte argentino.

Esto lleva a que muchas veces se trasladen grandes sumas de dinero en efectivo, con el peligro que ello representa en la actualidad, pudiendo en estos casos tener sus propios cajeros automáticos las estaciones de servicio.

Obviamente que se ha previsto para evitar abusos a los usuarios que en cada uno de ellos se instalen informaciones que se relacionan con el costo que tendrá usar este tipo de cajeros “privados” y además deberán exhibir una leyenda que diga: “Esta operación en una entidad financiera podría no tener costo”.

Es aquí donde nuestros propios empresarios tienen en sus manos la herramienta necesaria para extender la oferta de servicios financieros a toda la comunidad que hoy no dispone de la misma o es insuficiente y con ello evitar, “largas filas de personas” y principalmente dejar de lado un uso indebido de dinero en efectivo, como muchos sectores de nuestra Comunidad está acostumbrada a hacerlo y esto se debe a que desde el Estado no se le estaba brindando estas posibilidades, más allá de que seguramente habrá siempre clientes que no estén de acuerdo con el precio de los costos de extracción y allí desistir de la misma si lo desean y por ello esperamos que las gestiones de este nuevo régimen, venga a solucionar inconvenientes a los usuarios y consumidores y no se utilice para cometer abusos, pues si los comerciantes y empresarios se manejan inteligentemente, los antes citados se volcaran a la adquisición de productos y servicios en los mismos negocios donde se instalen los cajeros.