Compartir

En un contexto de emergencia hídrica pero con la ventaja de varias semanas de preparación anticipada ante una eventual inundación, los equipos médicos y sociales del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia despliegan un sinnúmero de tareas de asistencia, contención y prevención de enfermedades en zonas críticas del oeste.

De esta manera, pese a algunas complicaciones que pudieran ofrecer el clima adverso o el estado de los caminos, que en estos días resistieron el incesante tránsito de vehículos pesados, la cartera de salud con el ministro Dr. José Luis Décima a la cabeza, continúan en la zona inundada y de evacuación, monitoreando y cumpliendo con las tareas diarias de controles, vacunación, prevención, y sobre todo, contención psicológica para las víctimas afectadas por las aguas.

Cabe destacar que El Churcal, Isla García, El Quebracho, Pozo Ramón, La Madrugada, Laguna Cansino, entre otros lugares, están habitados mayormente por originarios quienes luego de la rotura de un sector de la defensa se ven afectadas por el avance de las aguas del río Pilcomayo.

En consecuencia, los equipos de profesionales de la red de salud provincial dividen acciones entre las comunidades en la zona de afectación, en los predios para evacuados, en Pozo de Maza donde se encuentra una central operativa provincial, La Rinconada y en todos los parajes cercanos.

El trabajo es incesante pero sobresale el esfuerzo y vocación de servicio de los equipos de salud de Formosa capital que asisten a contener a los trabajadores de la zona.