Compartir

“Solo en vehículos y equipos estamos invirtiendo más de 25 millones de pesos en la lucha contra el mosquito vector aedes aegypti trasmisor de enfermedades como el demgue, zika y chikungunya. A estos debemos sumarle todos los recursos humanos,  la logística desplegada en varios frentes del territorio provincial y los insumos preventivos producidos en Laformed”, se expuso desde la cartera Sanitaria provincial.

Al explicarse acerca de la estrategia desplegada, se indico que en la ciudad de  Formosa se trabaja por distritos conformando grupos de equipos en terreno que realizan la tarea de prevención y promoción contra el aedes. La tarea se desarrolla en los barrios visitando casa por casa, informando a las familias sobre medidas preventivas referidas al uso del repelente, eliminación y descacharrizado de reservorios; se realiza el control focal y fumigación focal domiciliaria y espacial”.

También fue señalado que “la fumigación espacial se realiza para eliminar al mosquito adulto, a través de una producción de neblina de gotitas de insecticida por dispersión en un chorro de aire liberado de fuerte presión. Se aplica a diez kilómetros por hora, durante dos horas se pulveriza. Se utilizan 37 litros de agua más tres litros de insecticida para cubrir un radio de 43 hectáreas”.

Acerca del control focal domiciliario, la labor consiste, principalmente, en el descacharrizado y neutralizado de recipientes que contengan agua, realizando la fumigación con el aspersor (nebulizador en frio-motomochilas) directamente al recipiente y alrededores. Se aplica 20 gotas de larvicidas por metro cuadrado para eliminar los reservorios de larvas de aedes aegypti”.

Se explico que el larvicidas y el insecticida ambiental utilizados son elaborados por el laboratorio de LaFormed  pertenecientes al ministerio de Desarrollo Humano.

Un aspecto clarificado estuvo dado en que esta tarea de los larvicidas es complementaria con la eliminación a través de la fumigación con venenos específicos que se monitorean en forma permanente para controlar la mortalidad y que no haya resistencia por parte del mosquito. Es un trabajo científico que se lleva adelante y de investigación constante para asegurar este proceso” expuso.

Aquí se preciso que se produjeron y distribuyeron más de 162 mil repelentes de uso personal (frascos atomizadores de 60 ml.), alrededor  de 22 mil larvicidas y centenares de bidones de 5 litros de uso extradomiciliarios durante el último año.

Acerca de los insecticidas ambientales, se utilizan para los tratamientos de mosquitos adultos durante el rociado espacial y domiciliario. Revelo que estos productos están formulados y testeados para su uso personal y al aire libre, con el objetivo de garantizar el no riesgo para las personas y el ambiente.

“Es un producto específico, no daña otras formas de vida (otros insectos: mariposa, abejas etc.), pájaros, peces, plantas, no tóxico para mamíferos y humanos. Es totalmente inocuo”, fue subrayado.

Trabajadores sociales

A su vez se trabaja con el equipo de trabajadores sociales en la capacitación del personal para identificar, en las visitas diarias, si existen otros problemas de salud, como ser personas con diabetes, hipertensión, obesidad, puérperas, embarazadas sin control, personas con problemas de movilidad y otros; con el objetivo de articular, orientar, asesorar e insertar en la red de salud pública desde los centros de atención primaria de la salud y hospitales de 1 y 2 Nivel según corresponda.

Bases operativas por distritos sanitarios

Se han constituido bases operativas por distritos sanitarios, en la ciudad capital (8, 9, 10 y 11), además de las situadas en Ingeniero Juárez, Clorinda, Las Lomitas, Laguna Yema, Laguna Blanca, El Colorado, Palo Santo, Pirané, Ibarreta y Villa Escolar.

En todos los casos se cuenta con equipos compuestos por personal capacitado: Técnicos, choferes, operarios, brigadistas, trabajadores sociales. Entre el personal que realiza las tareas hay miembros de comunidades aborígenes., choferes mujeres y psicólogas.

En cuanto a los recursos materiales: motomochilas, camionetas equipadas con maquinaria especial UVL, termonieblas, aspersor, larvicidas, insecticida ambiental, repelentes, elementos de seguridad personal (guantes, barbijos, ropa de trabajo, bolsas de residuos, pipetas para captación de larvas).

Logística

En ciudad capital se trabaja la fumigación espacial con una decena de camionetas equipadas que recorren los barrios haciendo ciclos de tres días.

En el interior provincial cada equipo local realiza las tareas de concientización, prevención y promoción contra el vector. Con el apoyo del Nivel Central se logra completar la fumigación espacial en las distintas  localidades con ciclos de tres días.

Se realiza la difusión diaria de medidas preventivas a través de los distintos medios de comunicación local, redes sociales, mediante charlas en escuelas e instituciones de salud, y con promoción casa por casa.

Se cuentan con 233 brigadistas (promotores, fumigadores), además de los trabajadores sociales y choferes. Fue aclarado que solo los hombres realizan fumigación.

En total se cuentan con 23 camionetas, tres móviles de traslado de trabajadores, dos camionetas doble cabina 4 x 4 como vehículos de apoyo.