Compartir

Tras la falta de acción en una clínica privada recurrió a la salud pública donde la sacaron de urgencia.

Lorena Figueroa, hija de Dora Coronel, afiliada del PAMI de 69 años, de la ciudad de Clorinda, relató cómo su madre sobrevivió a un pico de presión, acompañado por un principio de neumonía, gracias a la urgencia con que fue atendida en el Hospital Distrital de Clorinda.

“Hace unos días atrás se empezó a sentir mal, le costaba respirar y se desmayó;  con mi hermana la llevamos hasta una clínica privada de esta ciudad; lo primero que me pidieron, cuando ingresamos, fue el carnet del PAMI de mi madre. La dejaron en una sala y después de media hora vino el médico a atenderla. Me dice que mi madre tiene la presión normal, que la lleve al hospital público porque mi madre está bien. Mi hermana le pregunta qué porque tenemos que llevarla al hospital si ella tiene obra social; justo en ese momento mi madre vuelve a sentirse mal y empieza a ponerse toda morada, ningún personal de esa clínica hizo nada, así que salimos con mi hermana y mi madre, en esas condiciones, fuimos urgente hasta el hospital”, contó.

A partir de ese momento, asistieron a la guardia del hospital y enseguida fueron socorridas por el personal que allí. “Rápidamente le tomaron le presión y la estabilizaron. Tenía la presión muy alta, así que le aplicaron todos los medicamentos necesarios y la dejaron internada”, detalló.

La mujer contó que a partir de ahí le hicieron estudios de toda clase: radiografía, electrocardiograma, análisis de sangre y le pusieron oxigeno con los medicamentos correspondientes.

“Para las 14 hs. nosotros ingresamos al hospital y al rato mi madre ya había recuperado su color de piel y se encontraba mucho mejor”, dijo.

 

Urgencia

 

Figueroa opinó que gracias a la rápida intervención del personal de este hospital su madre está muy bien, le dieron el alta, por lo que regresan a la comodidad de su hogar.

“En mi nombre, y el de toda mi familia, queremos volver a agradecer a todo el personal del hospital público por la atención que le brindaron a mi madre, desde el momento que la traíamos en muy malas condiciones, y gracias a todo lo que hicieron para estabilizarla ella hoy se va con nosotros a casa, caminando por sus propios medios y muy contenta. Nosotros felices y agradecidos por la humanidad y la amabilidad que hemos encontrado en este hospital”, finalizó la mujer.