Compartir

Jardineritos continúan  aprendiendo las medidas destinadas a evitar la presencia del mosquito vector del dengue, Aedes aegypti, para luego compartirlos con sus familias y colaborar en sus casas con el cumplimiento de estas.

La modalidad de aprendizaje es por medio de charlas que se implementan como parte de las múltiples acciones preventivas que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Humano formoseño. “Uno de nuestros objetivos en la campaña contra el vector del dengue y otras enfermedades que transmite esta especie de mosquito es educar a los escolares”, indicaron los organizadores, agregando que “los niños, como parte de las familias también deben ser partícipes activos de las medidas de prevención”.

Visita

Esta vez, fue el Jardín de Infantes “Inmaculada Concepción”, ubicado en el barrio Villa Hermosa, el que recibió al equipo de profesionales y agentes que desarrolló la charla. Además de las indicaciones teóricas que se fueron explicando puntualmente, todo fue acompañado por demostraciones prácticas preparadas con “dinámicas especiales adecuadas a la edad para ampliar la mejor comprensión de los niños”.

Las medidas

El principal cuidado al que apuntaron fue “evitar la formación de criaderos”. Para ello recalcaron a los chicos que es necesario “eliminar todo tipo de objetos con forma ahuecada, que no se usen y que estén en el interior de las casas, los patios y veredas”. Aclarando que los que se usan para hacer las tareas del hogar también deben ser tratados “tapándolos herméticamente, poniéndolos boca abajo y limpiándolos todos los días cepillando las paredes y cambiando el agua”.

Asimismo insistieron a los pequeños sobre la importancia de  “proteger el cuerpo con repelente para evitar las picaduras, cubrir las puertas y ventanas con telas mosqueras, colocar insecticidas aptos para el uso doméstico, y usar mosquiteros durante las horas que se duerme”.

Los docentes a cargo del jardín comentaron que los niños de corta edad “son los que más interés demuestran en este tipo de charlas. Ellos prestan atención, preguntan, participan. Además cuando llegan a sus casas comparten lo aprendido y le insisten a sus padres y personas que viven con ellos en cumplir las medidas. Son reiterativos y por eso excelentes replicadores de los mensajes que se les da”.