Compartir

Momentos enternecedores se vivieron a partir del encuentro del gobernador Gildo Insfran y un grupo de niños de comedores comunitarios de nuestra ciudad, quienes se acercaron hasta el mandatario a invitarlo a degustar el pan dulce que ellos mismos junto a sus madres elaboran en estas fechas previas a la Navidad y contarle acerca del carácter solidario que este gesto reviste.

Se trató de un grupo de pequeños que han renovado una idea que desde hace ya una década propone para estas fechas  la asociación civil “Unidad, Esfuerzo y Trabajo” con el respaldo del ministerio de la Comunidad, a través de la cual se capacita a madres y niños para que produjeran los panes dulces tanto para su propia familia como un excedente que distribuyeran a abuelos y niños institucionalizados.

La escena cautivo a los asistentes, sobre todo a partir del buen tiempo que el gobernador  compartió con los niños y sus madres, y no solo aceptó saborear el panificado sino que charló animadamente con los chicos, quienes le contaron que junto a sus padres están elaborando este tradicional panificado y entregándolo a muchos abuelitos y a niños de otros comedores comunitarios de barrios de la ciudad.

“El propósito de año ya lo estamos alcanzando en cuanto a cantidad de dos mil pan dulce y también la de llegar con el presente a hogares de la tercera edad y a chicos institucionalizados en hogares, centros de discapacitados y  a niños de comedores, algo que nos impulsó para compartir la buena nueva con el señor gobernador, a quienes nuestros niños invitaron lo que habían producido y le contaron la enriquecedora experiencia de compartirlo con los abuelos en varias residencias, recibiendo la felicitación del doctor Insfran que realmente fue un gran estímulo para todos ellos”, señalo Arminda Quiñónez, la presidenta de la asociación.

Expuso que “compartamos en familia el pan, hagámoslo más unidos, organizados y solidarios que nunca” fue el lema de este año de esta propuesta de connotaciones estrechamente vinculadas a la festividad de la época de donde emergen gestos de solidaridad ella, y que han sido niños de comedores comunitarios de esta capital los que tomaron parte.