Compartir

Ante la bajante histórica del río Paraguay, el gerente de Aguas de Formosa, Alfredo Gusberti planteó los inconvenientes que tiene la firma para abastecerse del vital líquido y distribuirlo a la población. Apeló al sentido común, en el uso cuidadoso y responsable del agua.

En otro orden, comentó a Agenfor que a raíz del corte masivo de energía eléctrica ocurrido la siesta de este lunes 19, el inconveniente también repercutió en el servicio de agua potable, ya que “sacó de servicio” a las plantas y centros de distribución. Añadió también, que a medida que se restituyó el servicio energético, también lo hizo el de agua potable.

Gusberti dijo que ya “fue resuelto” el problema que tuvo la empresa la semana pasada y que derivó en la salida de servicio de la planta potabilizadora central. Ahora la preocupación sigue siendo la bajante histórica del Paraguay, que según los pronósticos continuará, y cómo resolver la extracción de agua para su potabilización.

“Estamos previendo la instalación de equipos de bombeo sobre el río, para que puedan abastecer a ambas tomas, y de esa manera garantizar el suministro del servicio. Esto nos plantea un desafío muy importante porque no es lo mismo hacer funcionar las tomas en su condición original que adaptar una solución de este tipo, pero nos estamos preparando por si esta situación llega” adelantó el titular de AF.

Por este motivo y ante la acentuada  bajante excepcional del río pidió a la población que “ haga un uso muy cuidadoso y responsable del agua potable” y dio algunas recomendaciones generales.

Precisó que por ejemplo se debe controlar en los domicilios que no existan pérdidas, o bien al lavar el vehículo, no dejar la manguera abierta. Lo mismo en el riego del jardín, que- pidió- debe ser moderado.

Gusberti fue consultado sobre la instalación de nuevas piletas de natación en barrios capitalinos y su efecto sobre el servicio de agua. Al respecto dijo que “es un tema difícil, en la medida que la gente que tenga pileta la mantenga con productos químicos y solamente la renueve un poquito cada tanto, no hay inconvenientes” tras aclarar que “No está ahí el problema, el problema es cuando uno tiene pérdidas en el domicilio y no las arregla, un flotante que pierde, una manguera que queda abierta, cuando se riega un jardín, no dejar el sapito y olvidarnos, perdemos el control de la cantidad de agua que usamos.