Compartir

Para el doctor Alberto Areco, profesional médico que actualmente presta servicios en la localidad de Villafañe, se acentúa la “preocupante situación sanitaria para muchas personas de la tercera edad en nuestra provincia, de cara al conflicto que sostiene el PAMI con prestadores”.

Expuso entre estos conflictos que pone en jaque a los abuelos afiliados a la obra social nacional, la que mantiene con “algunos sanatorios y clínicas que constituyen la mayor complejidad en el sistema, y al cual finalmente debemos derivar los pacientes quienes somos médicos de cabecera”.

Advierte que “si antes del conflicto se presentaban dificultades para encontrar cama para las urgencias y emergencias, hoy entramos en un verdadero cuello de botella, en el que los directamente perjudicados son los afiliados quienes a esta edad muchas veces no tienen segundas oportunidades, por el tipo y asociación de patologías que presentan”.

Dejo en claro Areco “aquí no estamos discutiendo la buena predisposición, el esfuerzo y la amabilidad que despliegan los empleados de la U G L local, pero esto no resuelve el problema sobre todo cuando la urgencia pone en peligro la vida de nuestros familiares”.

Por otro lado, considero necesario “analizar la posibilidad de celebrar una nueva relación de la entidad con los prestadores”, entendiendo que “las capitas constituyen un sistema perverso que denigra la profesión del médico y expone al afiliado al “Atiéndame importe de la Cápita”.

Concluye enfatizando que “a través de este sistema, facultativo y paciente terminamos siendo víctimas de este modelo que debe reveerse para evitar la voracidad de otras corporaciones que muy poco y casi nada tienen que ver con lo fundamental la relación médico-paciente”.