Pobladores originarios que residen en el oeste fueron beneficiados con un amplio operativo de salud

Compartir

Que abarcó atenciones, vacunación y consejos para prevenir enfermedades

En la comunidad 27 de Julio, ubicada en la zona oeste de la provincia, cercana a Pozo de Maza, y aproximadamente a 500 km de la capital formoseña, un equipo del centro de salud de la mencionada localidad, se trasladó hasta allí para fortalecer las prestaciones que se disponen periódicamente de manera planificada.

De este modo, con todas las medidas de bioseguridad establecidas para la prevención del COVID – 19 y los equipos de protección indicados, estas familias originarias fueron beneficiadas con un nuevo operativo sanitario integral, mediante el cual se ofrecieron atenciones, consultas, vacunación, entrega de leche y medicamentos, e instancias de promoción de hábitos saludables.

Referentes del equipo de salud detallaron que, en el caso de los niños, las atenciones consistieron, entre otras, en el control del niño sano con exámenes antropométricos (peso, talla y estatura), más la respectiva evaluación nutricional para detectar tempranamente cualquier problema de salud. 

También se evaluó a los pequeños que presentaban antecedentes de riesgo como diagnóstico de enfermedades crónicas, quienes recibieron el debido seguimiento.

Por su parte, los pacientes adultos fueron controlados con medición de la tensión arterial, nivel de glucosa en sangre, lectura de estudios de laboratorio solicitados anteriormente para la detección de factores de riesgo, indicando en los casos necesarios, la interconsulta con el especialista, mediante la programación del turno correspondiente en el centro de salud.

Asimismo, fueron realizadas revisiones de vista y oído y evaluaciones dérmicas, entre otras. A su vez fueron entregados, gratuitamente, los medicamentos recetados para los distintos tratamientos, al igual que cajas de leche para niños y embarazadas.

Servicio de vacunación

Los pacientes de todas las edades (recién nacidos, bebés y niños, adultos, personas de la tercera edad y embarazadas) fueron alcanzados con el estricto control del carnet de vacunas, “aplicándose las dosis faltantes para poner al día todos los esquemas”, refirieron los vacunadores.

Al mismo tiempo, concientizaron a las familias sobre la importancia que tienen las vacunas para prevenir múltiples enfermedades. Explicaron que los bebés, niños, adultos mayores, embarazadas y las personas que están en los grupos de riesgo “tienen un sistema inmunológico más vulnerables, por lo tanto, requieren tener siempre sus vacunas actualizadas para estar protegidos”.

Finalmente, insistieron en que todos los integrantes de la familia, “deben estar vacunados, sea cual fuere la edad que tengan. Hay vacunas para todas las edades y estando vacunados, evitamos la circulación de los virus, bacterias y otros agentes infecciosos que causan muchas enfermedades”, remarcaron como mensaje.