Compartir

Para el ministro de Gobierno, Jorge Abel González, la incorporación y el ascenso, que en conjunto implico al menos un millar y medio de efectivos policiales en la última semana, es producto de una decisión política del gobernador Gildo Insfran en pos de la mejor seguridad pública para los formoseños. Entiende que actos de esta naturaleza, como otros que dispuso el titular del PE, caso pago de salarios y aguinaldo antes de Navidad, además de un bono extra a los agentes estatales, “tiene una raíz ideológica clara, de un gobernante comprometido con una justa y adecuada distribución de la riqueza, que solo la mano visible del estado lo puede hacer”.

Justamente Insfran presidio el viernes último la ceremonia de entrega de las insignias de ascenso a unos 800 de efectivos de la Policía de la provincia. Entre los ascendidos de la víspera y los que días atrás se sumaron a la fuerza tras superar el riguroso proceso de formación, algunos como Oficiales ayudantes y Técnicos superiores en Seguridad Pública, y otros como agentes, se cuentan en alrededor del millar y medio los efectivos que han tenido el reconocimiento a través del efectivo respeto a la carrera policial por parte del estado provincial. Incluso implica un número superlativo de recursos humanos que se sumaron a la labor policial en pos de reasegurar la seguridad pública a la ciudadanía formoseña.

Pondero el ministro González que dar cumplimiento al ascenso a la jerarquía superior del personal es también “sinónimo de administración saneada y planificada, dado que de antemano se activaron los mecanismos tendientes a  la disponibilidad de los recursos suficientes para poder brindar esta medida”.

“No magia, acción y decisión”

Enfatizo el ministro que “esto no fue fruto de la casualidad, sino pura y exclusivamente, producto de una administración provincial que maneja sus recursos con absoluta transparencia y orden. Esto no fue magia, sino acción y decisión política”.
Considero que “solo una administración pública encabezada por quien tiene una altísima responsabilidad de la función que debe cumplir en beneficio de los formoseños, pudo lograr pagar sueldos y aguinaldo de la totalidad de los agentes activos y pasivos antes de Navidad. Solamente una administración ordenada que hizo del recurso de todos los formoseños un compromiso para una justa y adecuada distribución, puede otorgar al personal de los tres poderes del estado, incluyendo a municipios y concejos deliberantes, un bono extraordinario que se pagara el día 10 de enero”.
Significo al mismo tiempo que todo lo enunciado se cumplimento y cumplimentara con recursos propios, sin necesidad de acudir a la toma de crédito o anticipo de coparticipación, sin que sea a cuenta de futuras negociaciones paritarias.
Expuso concluyente que” tamañas decisiones tienen una profundísima raíz ideológica. Porque en estos tiempos que vivimos, donde nos vuelven a traer discursos que en la práctica ya han demostrado la carencia de sensibilidad hacia la gente, y regresamos con aquellos que refieren a la mano invisible del mercado para eliminar las asimetrías, acá respondemos que no creemos en todo eso, sino nuestro convencimiento en la mano visible del estado que a través de la decisión política realiza la justa distribución de la riqueza, en este caso de todos los formoseños”.
Finalizo afirmando que “ha sido un año de mucho trabajo, donde intentaron instalar una vez más, situaciones que no responden a la realidad que vivimos los formoseños”, advirtiendo anticipadamente que este 2017 “será un año igualmente difícil”. Sin embargo expuso optimista que los formoseños tenemos plena conciencia de que cualquier situación la podemos enfrentar con fe, esperanza y confianza”.