Compartir

La comunidad del barrio 2 de Abril participó de una charla mediante la que pudieron ampliar sus conocimientos sobre cómo prevenir la enfermedad del dengue, conocer las características del mosquito que la transmite y especialmente sobre las medidas de prevención que deben cumplirse en los hogares y otros lugares que frecuentan diariamente las personas para evitarla.

A lo largo de la charla se explicó a los presentes de manera detallada que el dengue es una enfermedad viral transmitida de una persona infectada a otra por medio de la picadura del mosquito Aedes aegypti, “No se contagia por el contacto de persona a persona, solo a través de la picadura que hace el mosquito desde un enfermo a alguien que está sano”, insistieron.

De igual modo dieron a conocer las características físicas del insecto “negro con rayas blancas en su espalda y patas”, como también el hábitat que prefiere para alojarse, reproducirse y poner sus huevos “espacios y recipientes ahuecados que forman paredes, que contienen agua limpia quieta y que preferentemente están en lugares frescos y sombríos”.

Al respecto aseguraron que dichos objetos “son frecuentemente encontrados en las viviendas, patios y alrededores, además de los lugares de uso común por la gente como por ejemplo: plazas, veredas, calles, plazas, parques, clubes”. Por eso resulta indispensable “cuidar nuestras casas pero también los lugares públicos en los que habitualmente hacemos distintas tareas que van desde el trabajo hasta la recreación”, añadieron.

En la misma línea indicaron que para contrarrestar la presencia de los mosquitos, es necesario que entre todos “trabajemos con compromiso, responsabilidad y solidaridad” eliminando en primer término los recipientes (botellas, latas, pedazos de plásticos, restos de juguetes) y similares, que no utilizamos y que pueden convertirse en criaderos “en cualquier lugar que estén”. O “en su defecto, si los usamos diariamente (baldes, comederos de mascotas, aljibes, cisternas, floreros) debemos darle el tratamiento adecuado para que los mosquitos no se instalen en ellos”.

Seguidamente recordaron que la eliminación de reservorios de mosquitos también deben acompañarse de otras medidas como: uso frecuente del repelente (con aplicación cada dos o tres horas), colocación de telas mosqueras en puertas y ventanas, uso de mosquiteros durante las horas de sueño, colocación de insecticidas indicados para el uso domiciliario, cuidados adecuados con las basuras, desmalezamiento de baldíos y jardines, limpieza periódica de comederos y bebederos de mascotas como también de sumideros, canaletas y rejillas; además de un tratamiento específico para las piscinas y otros receptáculos de agua, entre las medidas fundamentales.